¬ďNada educa tanto como el periodismo¬Ē | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
20ºC
Actualizado 06:07 pm

¬ďNada educa tanto como el periodismo¬Ē | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-12 04:49:58

¬ďNada educa tanto como el periodismo¬Ē

Se√Īor presidente Uribe:Gracias por estar en esta casa que se siente honrada y complacida con su presencia. Aqu√≠¬† se le respeta y se le tiene en la m√°s alta consideraci√≥n. Usted engalana una celebraci√≥n que para Vanguardia Liberal tiene gran trascendencia.
¬ďNada educa tanto como el periodismo¬Ē

Don Alejandro Galvis Galvis, su fundador, primer director, historiador, periodista, exministro, exgobernador de Santander, parlamentario, exembajador de Colombia en Espa√Īa, M√©xico y Venezuela, le dej√≥ al peri√≥dico un legado de coraje, integridad, independencia, sentido del trabajo y de¬† seriedad. Sigui√≥ las orientaciones pol√≠ticas del General Rafael Uribe Uribe. Trabaj√≥ para El Liberal y fund√≥ Juventud Liberal con Jorge Eli√©cer Gait√°n. Fue alumno de Antonio Jos√© Restrepo. Hizo parte del Directorio Liberal de Santander nombrado por Benjam√≠n Herrera. Rechaz√≥ ser Ministro de Justicia porque su partido no se lo autoriz√≥.

No hay duda de que se formó en los peladeros de la oposición, presidente Uribe.

Era un liberal a carta cabal. Su vida, realizaciones y compromisos, su actitud siempre erguida, su indeclinable vocaci√≥n de servicio, su rectitud moral, han guiado las posiciones asumidas por el peri√≥dico a lo largo de estos noventa a√Īos.

Vanguardia, que ha sido medio de expresión de Santander  y de Colombia, se convirtió en un instrumento poderoso para expresar sus problemas, para informar sobre su realidad, para impulsar las causas regionales surgidas de sus  anhelos y esperanzas,  y de las demandas de los suyos.

Pero este peri√≥dico le debe su dinamismo, su empuje, su fortaleza, el que se haya convertido en una empresa moderna, a¬† Alejandro Galvis Ram√≠rez y a sus hijos Alejandro Galvis Blanco y Ernesto Galvis Blanco, que en paz descanse. Sebasti√°n Hiller Galvis ha jugado un papel importante en la √ļltima d√©cada.

Pero me tengo que detener en el papel que ha jugado Alejandro Galvis Ramírez. El ha puesto al servicio de esta empresa sus vastos conocimientos, su extraordinaria experiencia, su conocimiento profundo del quehacer periodístico. El ha puesto a su servicio su carácter, su liderazgo, su fuerte temperamento, su impresionante capacidad gerencial, su infatigable capacidad de trabajo.

√Čl ha sido el alma y motor de esta empresa. Es sin duda el m√°s destacado de los empresarios de prensa escrita en Colombia. El ha creado un emporio de diarios, cada uno con un fuerte contenido local, que lee e interpreta lo que pasa en cada regi√≥n, todos guiados por el principio de decir la verdad franca y llana como a usted le gusta Presidente Uribe. El es un periodista integral, como pocos he conocido, y ya estoy bastante recorrido por muchas tierras hermanas.

Tuve la ocasi√≥n de ser Director de una de las publicaciones del conjunto de los peri√≥dicos de la organizaci√≥n Vanguardia, una experiencia que no dudo en calificar como la m√°s importante de toda mi vida antes de llegar a la jefatura del Estado. De pocas personas he recibido tanto influjo en mi formaci√≥n de hombre p√ļblico, como de Alejandro Galvis. En los a√Īos durante los cuales¬† dirig√≠ La Tarde, aprend√≠, crec√≠, me form√©, me eduqu√©.¬† Nada educa tanto como el periodismo; nada forma tanto como el periodismo; nada apasiona tanto como el periodismo.

Al lado de Alejandro supe cu√°l era el papel de los medios y de un peri√≥dico en una sociedad; c√≥mo se le ayuda a transformarse; c√≥mo se ejerce la independencia period√≠stica frente a los poderes p√ļblicos; frente a los establecimientos econ√≥micos; frente a las presiones individuales; frente a los que violan la ley, los principios √©ticos o las conveniencias p√ļblicas. Nunca hemos supeditado la orientaci√≥n de esta empresa period√≠stica a intereses comerciales, ni se ha condicionado su l√≠nea editorial o informativa a presiones pol√≠ticas. Mucho menos hemos retrocedido ante amenazas o intimidaciones provenientes de grupos al margen de la ley.

Aqu√≠ en este peri√≥dico conmemoramos recientemente los 20 a√Īos de la muerte de¬† Luis Carlos Gal√°n, celoso del estado de derecho, practicante del libre examen, siempre listo para la discusi√≥n pac√≠fica de las ideas.

Con su vocaci√≥n e idealismo, Gal√°n¬† le traz√≥ grandes prop√≥sitos al pa√≠s, al liberalismo y a Vanguardia Liberal. Hoy nos acompa√Īa en esta ceremonia su hijo Juan Manuel, vocero de nuestro partido.

A Galán le preocupaban los vicios que impedían que nuestro sistema electoral nos llevara a elecciones verdaderamente libres y transparentes. Le inquietaba muchísimo la independencia del Congreso y las canonjías y el clientelismo con el cual se cercenaban su independencia.
Nadie como él en nuestra historia trabajó tanto por la depuración de las costumbres políticas, causa que para esta casa periodística es un principio indeclinable, y que hoy se ve amenazada por un proyecto inconveniente y que suena a revanchismo que pretende despojar a la Corte Suprema de su capacidad para juzgar a los congresistas.

Gal√°n cre√≠a¬† que¬† nuestras instituciones se hab√≠an vuelto d√©biles y anacr√≥nicas y que nada ten√≠an que ver con los inmensos desaf√≠os de la criminalidad y con las aspiraciones y los anhelos del pueblo colombiano. Para √©l las instituciones eran instrumentos para enfrentar los problemas de la sociedad. Y si como ocurr√≠a entonces esos problemas desbordaban las instituciones, Gal√°n cre√≠a que hab√≠a que tomar la decisi√≥n de cambiarlas, transformarlas, sustituirlas. En esa idea central se sit√ļa el origen de la nueva Constituci√≥n.

Estamos entrando en un periodo de aguda controversia democr√°tica en el cual la vigencia de las ideas liberales es de la esencia de nuestro trasegar period√≠stico y pol√≠tico. Don Alejandro Galvis Galvis, como Gal√°n, como nuestros peri√≥dicos, siempre crey√≥ que esta sociedad necesitaba, como a√ļn necesita, mucha m√°s cr√≠tica, y no del gobierno, sino de la sociedad y de las instituciones p√ļblicas.

Don Alejandro Galvis, Luis Carlos Galán y todos nosotros  pensamos que la  tolerancia es  cardinal para los principios liberales. La libertad de prensa y la libertad de expresión son incompatibles con la intolerancia frente a la crítica. En esta casa, fieles a esas ideas liberales, hemos defendido los derechos humanos y hemos considerado un gran error que el partido y nuestra sociedad hubieran sido complacientes con sus violaciones.
Presidente Uribe:

No es fácil, para quien es su contradictor como lo soy yo, estar en esta tribuna y dirigirme a ustedes en la celebración de esta casa en la cual usted es un excepcional invitado de honor. No creo que exista escenario mejor que Vanguardia Liberal para acudir a un diálogo civilizado y a la controversia democrática. Le agradezco a  Alejandro esta oportunidad y a usted por aceptarla.

Quiero reiterar los que creo son los principios que nos gu√≠an y en los cuales deber√≠amos encontrar puntos de convergencia a pesar de las naturales diferencias que se dan en el quehacer democr√°tico. Yo celebro la franqueza con la cual usted aborda muchos de los problemas p√ļblicos, pero me inquieta la agresividad con la que responde a sus cr√≠ticos y su permanente tendencia a defender su tarea de gobierno aplicando el espejo retrovisor. Yo no tengo problema alguno en explicar mis actuaciones ni mi desempe√Īo, porque siempre es bueno dar luces sobre la verdad hist√≥rica.

Es la tercera vez en el √ļltimo mes que me encuentro con usted en un certamen democr√°tico. En esas oportunidades he defendido lo que creo constituyen los cimientos de una nueva Colombia de la cual Gal√°n fue inspirador. Fue por su muerte que Colombia y todas sus fuerzas pol√≠ticas hicimos un gran acuerdo para transformar las instituciones democr√°ticas, y no alcanzo a comprender su reiterado af√°n por deslegitimar el origen de nuestra Carta Pol√≠tica.

Los cambios que impulsamos, inspirados en las ideas de Galán, están relacionados con la manera como la Constitución del 91 consignó los derechos fundamentales, los derechos económicos y sociales, así como la tutela para defenderlos. Una concepción viviente de los derechos para que la ley no se aplique por encima de ellos.

Si hoy tenemos instituciones como la Corte Suprema, como la Fiscal√≠a, que se enfrentan con valor a los delincuentes, es gracias a √©l. Si ellas establecen que nadie est√° por encima de la ley es en gran medida por ese camino que nos ense√Ī√≥ Gal√°n. El se hubiera sentido orgulloso de las actuaciones de estas dos instituciones para librarnos de las complicidades con el paramilitarismo.

Presidente Uribe:

Este tal vez sea el momento para empezar a deliberar sobre la eficacia de sus políticas, ahora que el país se prepara para evaluar la oportunidad, la conveniencia y la constitucionalidad de la posibilidad de que usted tenga un tercer mandato.

En el convulsionado periodo que nos ha correspondido vivir, Vanguardia y toda su organización de diarios siempre han procurado poner los intereses de Colombia por encima de cualquier interés particular.

Es por ese mismo principio que desde esta casa y desde el partido Liberal siempre hemos reconocido que le corresponde a usted, como Presidente de la Rep√ļblica, la direcci√≥n de las relaciones internacionales, y nos hemos¬† comprometido a actuar fieles a ese principio constitucional. Creemos que este an√°lisis es muy √ļtil hacerlo desde tierras santandereanas donde la buena relaci√≥n con nuestros vecinos, y con Venezuela en particular, son tan importantes para todo el oriente colombiano.

Creemos que a Venezuela y a Ecuador, por lo menos, les ha faltado voluntad para investigar a funcionarios que desde sus respectivos gobiernos han colaborado con las Farc.

Las recientes pruebas de supervivencia demuestran la barbarie de las Farc. As√≠ como lo condenamos de manera en√©rgica e inequ√≠voca, hoy debemos reclamar de usted se√Īor Presidente mayores esfuerzos para contribuir a la libertad de los secuestrados.

Se√Īor Presidente, lo acompa√Īamos en su defensa de la cooperaci√≥n militar con Estados Unidos. Colombia no debe declinar sus obligaciones con la comunidad internacional en la lucha contra las organizaciones criminales del narcotr√°fico, expresadas en los convenios de Naciones Unidas, por los prejuicios ideol√≥gicos de nuestros vecinos.

Colombia quiere tener relaciones de cooperaci√≥n y amistad con los dos gobiernos y con sus pueblos, pero la b√ļsqueda de nuestra seguridad no puede interpretarse como una amenaza para las relaciones.
Apreciamos c√≥mo usted, se√Īor Presidente, en nombre de Colombia ha respetado y seguir√° respetando a los jefes de Estado de ambos gobiernos y los procesos pol√≠ticos que ellos lideran en sus pa√≠ses.

Rechazamos las arbitrarias decisiones tomadas por esos países en materia de comercio exterior y de inversiones, lesivas a las normas de la OMC y de la CAN, y que afectan por igual a los dos pueblos y a la integración andina y latinoamericana.

Como usted lo ha enunciado, Colombia debe dar su más absoluta garantía de que el acuerdo de cooperación militar no puede permitir ni operaciones ofensivas ni unas que en modo alguno violen la soberanía o la integridad territorial de nuestros vecinos. Si acaso, ella debe estar orientada a vigilar las aguas internacionales del Pacífico, que entiendo era lo que hacía la base de Manta.

En nombre de las ideas de Alejandro Galvis Galvis y en especial de las más recientes de Galán, tenemos que apostarle a la democracia. Tenemos que recuperar el ímpetu reformista que él originó en la sociedad colombiana. Colombia necesita más democracia; más respeto a la diversidad; más dialogo civilizado; más espacio para disentir y construir a partir de nuestras diferencias; más liderazgos sensibles a los problemas sociales del país; más oportunidades para las muchas nuevas figuras que quieren aportarle a Colombia.  

Felicitaciones a Vanguardia Liberal en sus 90 a√Īos.

Muchas gracias.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad