Publicidad
Publicidad
Vie Dic 9 2016
23ºC
Actualizado 10:32 am

Familia gironesa lleva 30 años ‘torciendo’ tabacos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-13 05:00:00

Familia gironesa lleva 30 años ‘torciendo’ tabacos

Abuelas, madres y nietos han mantenido durante 30 años la tradición de ‘torcer’ los tabacos que llegan a las empresas comercializadoras del producto en todo el país y el exterior.  
Familia gironesa lleva 30 años ‘torciendo’ tabacos

Susana Camargo Almeida que vive con su familia en el asentamiento Palmeras de Girón es la encargada en la actualidad de no dejar morir la tradición y oficio que más les gusta realizar.
La familia conformada por su mamá, sus hijos y un nieto vive en una sola casa, en donde con ‘pie firme’ desde las 6:00 de la mañana se encarga de la terminación de mil puros por día.   

Con el tiempo reducido para alimentarse, estirar las piernas y comer, las manos actúan casi de manera mecánica. Primero extienden sobre la mesa una hoja de tabaco que mojan un poco para envolver el puro, al finalizar le ponen una goma a una de las puntas por donde se fumará, mientras la otra queda lisa y sin residuos.

Luego de dejarlos listos se empacan en paquetes de 50, que son amarrados con una tira de fique hasta que poco a poco los pequeños bultos se agrupan para ser entregados.

Por cada millar les cancelan 13 mil pesos, lo que indica que por un tabaco reciben 13 pesos. Por eso, entre más tabacos tengan terminados podrán recibir un mayor valor por su trabajo; sin embargo, hay días que no llegan pedidos.

“Es un esfuerzo que hemos alcanzado durante toda la vida, yo lo aprendí de mi madre, les enseño a mis hijos y ellos ahora les enseñarán a mis nietos. Hay que ‘torcer’ tabacos todo el día si queremos tener los 13 mil pesitos”, dijo Susana, quien debe trabajar de lunes a sábado si desean cumplir la meta.

Trabajan en casa

El espacio para tener listos los puros es reducido. En mesas y sillas casi encima de las camas, todos se concentran en ‘torcer’ cada uno de los puros.
Diana Gutiérrez, una de las hijas de Susana lleva ocho años en el oficio. Madre de un niño de tres años, no puede dedicarle el tiempo necesario a su hijo, pues por diez minutos que pare esta perdiendo dinero.

“Estamos todo el día sentados, nos paramos muy pocos, no podemos, porque si no perdemos y es necesario entregar el millar para obtener la plata. Es desgastante pero con el tiempo y la práctica todos podemos ‘torcer’ los mil tabacos. El esfuerzo es muy grande pero es lo que sabemos hacer y lo que nos da para vivir”, enfatizó Gutiérrez.  

Ejemplo de unión familiar, Los Camargo seguirán enseñando a sus nietos el oficio.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad