Vie Dic 2 2016
23ºC
Actualizado 12:08 pm

P√≠dale a Dios, √Čl lo escucha | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-18 04:41:18

P√≠dale a Dios, √Čl lo escucha

La oraci√≥n no puede ser una retah√≠la de palabras. Por eso, quien se pone como ¬Ďlora borracha¬í a pronunciar palabras sin saber lo que dice, nunca logra nada. Y es que rezar es una propiedad del coraz√≥n, no de los labios.
P√≠dale a Dios, √Čl lo escucha

La plegaria, si no es auténtica, se convierte en una repetición aburrida de fórmulas aprendidas en las  clases de religión.

Orar es una s√ļplica ferviente. Incluso, se podr√≠a decir que es un coloquio o una conversaci√≥n directa con Dios.

Es mucho m√°s que pedir. Es alabar, dar gracias y disponerse a hacer la Voluntad de Dios, con la seguridad de que √Čl nos guiar√°.

Rezar no es sólo leer una cantaleta y esperar que todo, como por arte de magia, se le solucione.

¬ŅSabe una cosa?

La oración no es para que Dios haga cosas, sino para que las hagamos nosotros. Debemos extraer de ella la energía y la paz necesarias, para movernos a hacer el bien.

¬°No! no es preciso estar pegado a un santuario. No tiene que pararse al frente de una de esas im√°genes de porcelana que representan a los santos.
No haga lo de las beatas, que rezan de la misma forma como los conejos comen hierba.

Eso no quiere decir que no deba atar el corazón a un altar. ¡Ni más faltaba!

Lo que queremos decir es que Dios no atiende el tono de las palabras del que ruega, ni mucho menos la imagen que venera.
¡Dios sólo mira su corazón y su alma!

Un ¬Ďcredo¬í distinto

¬Ö Creo en los hombres de buena voluntad, en las mujeres que aman de verdad, en los ancianos que saben vivir, en los ni√Īos que r√≠en y en los j√≥venes estudiosos.
… Creo en mis hijos y en la mujer que escogí como mi esposa. También creo en los padres que me engendraron y en los que engendraron a mis padres.
¬Ö Creo en la maestra que me ense√Ī√≥ a escribir y, sobre todo, en aquel profesor que me ense√Ī√≥ a pensar.
¬Ö Creo en los que pasaron por el mundo y dejaron algo a la humanidad.
¬Ö Creo en los que sacrificaron la gloria por la bondad.
¬Ö Creo en los que cambiaron el poder por el honor.
... En todo eso creo. ¬ŅUsted en qu√© o en qui√©n cree?

lista

1 No le pida a Dios cosas ilusas, como ganarse el baloto o que Miss Universo se enamore de usted. √Čl no se ocupa del azar, menos de los amores plat√≥nicos.
2 Encuéntrele sentido a la oración, Dicen que los soberbios hallan en las plegarias, la sencillez de la vida.
3 No rece porque le conviene. A veces, se cree que ¬Ďsi peco y rezo, empato¬í. ¬°Y no hay tal!
4 Ore, cuando desee hacerlo: No espere a que lleguen las horas de la Eucaristía. Cualquier momento es bueno para hablar con Dios.
5 Al orar, converse con Dios, no con usted mismo: Nada hay tan efectivo como dialogar con √Čl y de manera sincera.
6 Si va a orar, procure cerrar los ojos: Orar es poner en contacto, por medio del pensamiento, el infinito de abajo con el infinito de arriba.
7 Sea humilde al orar: Reconozca sus debilidades y asuma que, m√°s all√° de lo que pida, usted quiere crecer.
8 Ni la oración estorba al trabajo, ni el trabajo estorba a la oración: ¡encomiéndele a Dios su agenda! Cada día al salir, eleve una plegaria al cielo.
9 Todo tiene su equilibrio. ¬°No sea fan√°tico! no se la pase metido 24 horas en la iglesia. No se olvide de vivir.

Bella historia

Un ni√Īo de ocho a√Īos estaba en su pupitre. De repente, hay un charco a sus pies y la parte de adelante de sus pantalones est√° mojada.

Piensa que su coraz√≥n se va a detener porque no puede imaginarse c√≥mo esto pudo haber sucedido. Nunca antes se hab√≠a orinado. Y sabe que cuando los otros ni√Īos se den cuenta, se burlar√°n de √©l.

El ni√Īo piensa que su coraz√≥n se va a detener; agacha la cabeza y dice esta oraci√≥n con mucha fe:
- ¬ĎQuerido Dios, esta es una emergencia! Necesito ayuda ahora!

Al levantar la frente, después de su oración, ve venir a la maestra con una mirada que dice que ha sido descubierto.
Mientras la profesora camina hacia √©l, una compa√Īera de nombre Mar√≠a va cargando un pez dorado en un acuario, lleno de agua. Ella se tropieza frente a la docente y, de manera inexplicable, derrama toda el agua en el regazo del muchacho.
El ni√Īo aparenta estar enojado, pero al mismo tiempo est√° diciendo dentro de s√≠: ¬Ď¬°Gracias, Dios! ¬°Gracias, Se√Īor!¬í
Ahora, en lugar de ser ridiculizado, el ni√Īo es objeto de simpat√≠a y de solidaridad.

La profesora lo lleva de una manera r√°pida abajo y le hace poner una ropa provisional, mientras se secan sus pantalones. Todos los otros ni√Īos est√°n arrodillados limpiando alrededor de su pupitre.¬†

¬†Al final de la jornada, mientras est√°n esperando el bus, el ni√Īo se dirige a Mar√≠a y, en un murmullo le dice:
- ¬ŅLo hiciste a prop√≥sito, verdad?
María le responde, también en un murmullo:
- ¬ĎYo tambi√©n me orin√© en los pantalones una vez y en mi pupitre¬í.
¡Qué bella María!

Ojalá Dios siempre nos ayude a ver las oportunidades de hacerle bien a quien esté alrededor de nosotros...
Todos y cada uno de nosotros est√° pasando por momentos dif√≠ciles ahora mismo. Pero Dios est√° alist√°ndose para bendecirnos de una manera que s√≥lo √Čl puede.
¬°Conserve la fe y ore! √Čl lo escuchar√°.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad