Dignidad y sentido pr√°ctico | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-14 05:00:00

Dignidad y sentido pr√°ctico

Creo que ya existe acuerdo entre los colombianos en el sentido de que es imposible -por inadmisible desde todo punto de vista-, continuar los abusos del presidente de Venezuela, Hugo Ch√°vez, quien est√° empe√Īado en exportar su ¬ďrevoluci√≥n¬Ē al precio que sea, sin respeto alguno por las naciones.
Dignidad y sentido pr√°ctico

No contento con incendiar el subcontinente latinoamericano, Ch√°vez ha emprendido ahora un periplo por otros lugares del planeta y su √ļltima andanada tiene que ver con Israel, con el aparente fin de generar una especie de nueva ¬ďguerra fr√≠a¬Ē entre sectores que en el pasado fueron antag√≥nicos y que, aunque mantienen algunas diferencias, han sabido mantener relaciones relativamente pac√≠ficas. Ch√°vez al igual que Hitler -y por las mismas razones de desequilibrio mental que se traduce en resentimiento contra el mundo-, quiere generar una guerra, de ser posible global, capaz de satisfacer sus ansias de destrucci√≥n.

Pero, como decía, ya todos le cogimos el cobre al presidente venezolano, vislumbramos sus intenciones y estamos decididos a cerrarle el paso a sus abusos. En el aspecto comercial, por ejemplo, para que deje de jugar con la necesidad de los habitantes de la frontera, que un día comen y otro no, dependiendo del estado de ánimo en que amanezca el ciclotímico dirigente.

Primero fue el periodista Juan Gossa√≠n que llam√≥ a la dignidad nacional y propuso buscar alternativas de soluci√≥n para las exportaciones nacionales, y ahora lo hace el presidente de Analdex, quien le dice al presidente Uribe que debe proceder en materia de pol√≠tica internacional, en las relaciones Colombia ¬Ė Venezuela, sin pensar en los efectos de una posible suspensi√≥n del intercambio comercial y considerado, m√°s bien, el tema de la dignidad.

Pero es que el asunto tiene que ver, adem√°s, con consideraciones pr√°cticas: si seguimos al vaiv√©n de los estados de √°nimo de Ch√°vez, viviremos momentos muy dif√≠ciles y quedaremos paralizados en el tiempo. Si, por el contrario, nos abrimos a nuevos mercados y dejamos de lado a este conflictivo se√Īor, ganaremos una libertad que nos pondr√° al margen de toda provocaci√≥n y toda forma de guerra y Ch√°vez se quedar√°, como suele decirse, ladr√°ndole a la luna.

De modo que volvamos por la dignidad de Colombia, busquemos nuevos canales para la comercialización de nuestros productos y dejemos que el enfermo mental del vecindario siga rondando por el mundo buscando una guerra que ya no será con nosotros.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad