Palacio y Plazas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-14 05:00:00

Palacio y Plazas

Cómo negar la enorme responsabilidad del grupo guerrillero que se tomó el Palacio de Justicia en 1985. Tomarse el Palacio, organizar mítines, algarabías por la paz o cualquiera de esos inventos de las Ong producen los mismos resultados ante quienes tienen las armas: nada. Ni siquiera desmovilizarse y conformar un partido político da resultados frente a una maquinaria consolidada; y en cambio sí pasa que los líderes resultan exterminados a bala.
Palacio y Plazas

La toma del Palacio hubiese sacado a la luz circunstancias desconocidas; nada m√°s. Este pa√≠s, as√≠ como no cambia con un desfile multitudinario (¬Ņo cambi√≥ algo despu√©s de que salimos el a√Īo pasado a marchar contra el secuestro?), tampoco habr√° de cambiar con una locura de esas. Despu√©s de los hechos, nada se ha sabido oficialmente; ni siquiera que durante la toma hubo golpe de Estado, que el presidente Betancur fue sometido ¬Ėpor las buenas¬Ė y que las determinaciones fueron tomadas por los militares.

Pero lo que s√≠ se vio es que hubo decisiones que resolvieron de la peor manera este hecho vergonzoso para la historia de Colombia: frente a un pu√Īado de guerrilleros que reten√≠an a un grupo grande de personas, la decisi√≥n no era prenderle fuego a todo el mundo; la mugre no se saca quemando la ropa. Para entender eso no se necesita mucha inteligencia; pero, as√≠ como los guerrilleros hubiesen podido arriesgar menos en otra situaci√≥n, in√ļtil tambi√©n, pero menos peligrosa para ellos y para los dem√°s, as√≠ tambi√©n los militares hubiesen podido resolver la situaci√≥n sin meterle candela al Palacio, con todos adentro.

Que qui√©n tuvo la culpa, y que si hubo o no toma militar, y que d√≥nde est√°n quienes salieron vivos de all√≠, y que por qu√© no hay explicaciones, ni juicios, ni nada, eso no lo vamos a discutir ¬Ėcuando menos hoy¬Ė. Lo que me parece desatinado es que haya quienes gritan el nombre de Alfonso Plazas Vega como un h√©roe nacional, y que su expresi√≥n de soberbia, ¬ďAqu√≠, defendiendo la democracia, maestro¬Ē, quiera ser exaltada como patriotismo. Me parece que en Colombia carecemos de an√°lisis m√≠nimo; no entiendo c√≥mo se puede defender una democracia disparando hacia donde est√°n los magistrados, o neg√°ndose a rendir cuentas por quienes salieron y luego desaparecieron.

El comportamiento de entonces de la fuerza p√ļblica y esa lamentable frase de Plazas no han sido los mejores recuerdos de nuestra inteligencia estatal durante estos cinco lustros; eso no debe ser motivo de orgullo, ¬ďmaestros¬Ē.
Vayan leyendo ¬ĎEl palacio sin m√°scara¬í, de Germ√°n Castro Caycedo, mientras tanto.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad