Acoso tecnológico | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-14 03:05:02

Acoso tecnológico

El género humano camina al ritmo que le impone la tecnología, cada vez más sofisticada, impersonal y asfixiante.
Acoso tecnológico

Nos despertamos a diario para enterarnos que los equipos que hace pocos meses representaban ¬ďlo √ļltimo¬Ē, ya est√°n desuetos, pasados de moda, y el mercado de la oferta busca por todos los medios, convencernos de que si no nos actualizamos, el tren del desarrollo que rueda a gran velocidad, nos deja rezagados.

Quienes nos educamos con la máquina de escribir, la grabadora y la televisión en blanco y negro, miramos con nostalgia, aquellas épocas que permitían a las personas valorar lo importante que resultaba contar con esas herramientas para la formación y el aprendizaje. Hoy tales aparatos hacen parte del anticuario, adornan bibliotecas, sirven de distracción para los visitantes, o están arrinconados en el lugar más recóndito de la vivienda.

Todo ha sido reemplazado por equipos muy complejos que permiten acceso inmediato a cualquier información;  las comunicaciones son de una rapidez inusitada; las transacciones comerciales y financieras se agilizan para beneficio de entidades y usuarios como nunca antes se había logrado. Las bondades de todos estos avances no se discuten, porque los resultados están a la vista. Pero no todo es tan espléndido como parece: las personas que posan de manejar toda esta parafernalia tecnológica, por lo general se aíslan de los demás, se vuelven adictos al computador, al Internet, al ipod, etc.... La investigación, si bien es cierto encuentra gran apoyo en la tecnología, hace que muchos se conformen con lo que allí encuentran y den por cierto todo lo allí consignado.

La lectura también se ha afectado. Se ha buscado reemplazar al libro por la pantalla del computador, pero tal pretensión no ha sido posible. Es mucho más cómodo acariciar un buen libro y subrayarlo a nuestro antojo, que estar manejando el ratón del computador. Y algo peor: ahora todo es desechable, lo cual está comprometiendo hasta las relaciones personales.

Aunque suene extra√Īo, detr√°s de todo este mundo que avanza sin cesar, hay una filosof√≠a medi√°tica que atenta contra la unidad familiar y la posibilidad de compartir m√°s la vida en sociedad. En fin, vale la pena reflexionar sobre si aceptar √©sta realidad, implica tolerar frases como la del hijo al padre que le interrumpe su actividad cibern√©tica: ¬ďPapi... sabes qu√©?. Pinta un bosque y pi√©rdete¬Ē.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad