Nuestro destino final | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 11 2017
21ºC
Actualizado 10:54 am

Nuestro destino final | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-14 05:00:00

Nuestro destino final

¬ďEl cielo es un fragmento infinito en cada hombre que tiene el cielo en su alma¬Ē Henry Ward Beecher.
Nuestro destino final

Dios nos alienta en el largo y lento proceso de transformación para ser completamente hijos espirituales.

¡Nos ha predestinado para ser conformados a la imagen de su Hijo! ¡Cristo ha orado para que participemos de su gloria! No solo eso, sino que la razón postrera de nuestra salvación y transformación espiritual, nos garantiza que pasaremos victoriosamente los peligros y las pruebas de la vida cristiana. Porque el propósito es que Cristo es ¡el primogénito en un innumerable conjunto de hermanos!

Hay una rica bendici√≥n y aliento para nosotros en nuestra salvaci√≥n, pero todo esto es para la gloria de Dios y para placer de su Hijo, Jesucristo. Debido a que en Cristo somos m√°s que vencedores (Romanos 8:37), podemos recibir la promesa que Cristo mismo ha dedo: ¬ďAl que venciere, le dar√© que se siente conmigo en mi trono, as√≠ como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono¬Ē (Apocalipsis 3:21).

Entonces las promesas del pacto que Dios hace con todos sus hijos se cumplir√°: ¬ďEl que venciere heredar√° todas las cosas, y yo ser√© su Dios y √©l ser√° mi hijo¬Ē (Apocalipsis 21:7).

Por √ļltimo, el Padre y el hijo ser√°n ¬°completamente y finalmente unidos en comuni√≥n eterna! Veremos c√≥mo se har√° la regeneraci√≥n de todas las cosas hacia donde toda la creaci√≥n se mueve bajo la direcci√≥n sobrea√Īa de Dios el Padre.¬† Mientras tanto, como hijos de Dios, estamos siendo...
¬ďCambiamos de gloria en gloria, hasta que en el cuello tomemos nuestros lugar, hasta que pongamos nuestras coronas delante El, colados de asombro, amor y adoraci√≥n¬Ē Charles Wesley.

Luego, nosotros que gozamos de la libertad de la gracia de Dios, disfrutaremos para siempre la libertad de la gloria de los hijos de Dios (Romanos 8:21). Porque ¬ďahora somos hijos de Dios, y aun no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando √©l se manifieste, seremos semejantes a √©l, porque le veremos tal como √©l es¬Ē (1 Juan 3:2).

¬ŅPiensa usted ahora de su relaci√≥n con Dios en t√©rminos de un hijo con su amoroso y perdonador Padre? ¬ŅO todav√≠a piensa que usted es el ¬ďsiervo contratado¬Ē del Padre? (Lucas 15:19).

Antes en todas estas cosas somos m√°s que vencedores por medio de aquel que nos amo. (Romanos 8:37).
¬ďEn el cielo, ser uno de los m√°s peque√Īos es una gran cosa, donde todo ser√° grandioso; porque todos ser√°n llamados hijos de Dios¬Ē Tomas A Kempis

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad