Publicidad
Sáb Feb 25 2017
21ºC
Actualizado 10:02 pm

A Luis Arturo, en manos de las Farc | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-16 05:00:00

A Luis Arturo, en manos de las Farc

- Hola Luis Arturo Arcía. Y hola, Carlos José, los dos Jorges (Trujillo y Romero), José Libardo, Wilson, Róbinson, César Augusto, Luis Alfredo y Luis Alfonso. Ya deben saber que no sólo tenemos sus pruebas de eso que sus miserables carceleros llaman supervivencia y que nosotros llamamos infamia. Y, cómo no, estamos de nuevo rotos por dentro de verlos así. Aunque nada nos enseña más que la lección de valentía y perseverancia que nos dan a diario.
A Luis Arturo, en manos de las Farc

Con permiso de todos ustedes, quiero aprovechar estas líneas (que quién sabe si les permitirán leer esos dizque defensores de la igualdad y de la libertad de las Farc, ropaje con que se disfrazaban cuando desfilaban en los círculos humanitarios, en donde ya no caben ni les creen), para decirle algunas cosas a Luis Arturo. Porque, ustedes perdonarán muchachos y lo entenderán, ocurre que con él no sólo somos de la misma familia, colombianos, sino que además nos une el hecho de ser hermanos santafereños.

Sí, cabo Luis Arturo, cuando vuelva, que tiene y debe ser pronto, lo vamos a estar esperando en El Campín. Ya sabe, allá en ese rincón sur por donde siempre salimos a ganar, no importa que no pase siempre. Quizás porque lo nuestro no sólo es eso, triunfar, sino correr, luchar, meter…y, si con todo eso se puede vencer, pues que así sea. Como en la vida, ¿no? Y si no sucede, no pasa nada, ya estaremos el otro domingo con el mismo sueño, en el mismo sitio y a la misma hora. El escudo tatuado en el corazón. Oiga, ¿sabe?, le quedó muy bueno el suyo.

Le cuento, aunque estoy casi seguro de que ya lo sabe, este año nos pusimos una camiseta muy parecida a la del 75. ¿Se acuerda? Esa del cuello camisero. Y siempre con las medias rojas. La que se ponían Pandolfi y Cañón. La de Ernesto Díaz y la de Juan Carlos Sarnari. Y más atrás, la de Víctor Campaz y Miguel Ángel Basílico, la de Wálter Sossa y Manuel Ovejero. Sí, ya sé que me va a decir que una cosa eran Pandolfi y Campaz, y otra Julio Gutiérrez y Arrechea. Eso sí, como Alfonsito Cañón, ninguno.

Pero somos hombres de fe. O mejor, de Santa Fe. Así que vaya haciendo espacio dónde colgar la séptima estrella. Métaselo en la cabeza, Luis Arturo, vamos a subirla juntos a nuestro firmamento. Juntos significa usted (que tiene más derecho que nadie a celebrarla), al lado de la hinchada y con la complacencia de todos aquellos que creemos en un acuerdo como la mejor fórmula para poner fin a la pesadilla del secuestro que tantos padecen hoy. Lástima, tanto oído sordo de lado y lado.

Se me acaba el espacio y no puedo decirle hasta pronto sin mandarle un mensaje a Luis Alfonso Beltrán, con quien ha compartido estos once años y medio. Dígale que una vez vuelvan, nos jugamos un ‘picado’. De un lado, él comandando los azules de Millos. Y del otro, nosotros, orgullosos con la albirroja. El que pierda, paga las gaseosas (serán ellos).

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad