Publicidad
Mié Ago 23 2017
26ºC
Actualizado 03:56 pm

Las ferias | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-17 05:00:00

Las ferias

Se afirma por parte de los historiadores que las palabras feria y mercado son casi sinónimas en su origen. Unas y otros son reuniones periódicas y públicas que se celebran en lugares y días señalados, a las que acuden empresarios, comerciantes, gentes del pueblo y en fin toda una gama de ciudadanos que disfrutan en tales lugares realizando sus transacciones con mayor facilidad.   
Las ferias

Las ferias y mercados datan de la más remota antigüedad, son la onda comercial en su forma primitiva.  Nacen al amparo de las festividades religiosas que reuniendo numeroso gentío, permiten que en los umbrales del templo los comerciantes ofrezcan sus mercancías y puedan adquirir las que necesitan. Esto sucedía en el antiguo Egipto, e igualmente se presentaba con ocasión de las congregaciones regulares de los peregrinos en la Meca y en las ciudades santas de la India.

El fenómeno se reprodujo en Europa poco después de la invasión de los pueblos germánicos. Este doble aspecto a un tiempo religioso y mercantil, se presentó en la Edad Media y aún mantiene vigencia entre nosotros como una institución heredada de esas civilizaciones. Las ferias siguen constituyéndose en una de las convocatorias más gratas y placenteras, donde acuden múltiples personas, de diferentes comunidades y territorios, quienes además de buscar el descanso en medio del bullicio y las novedades, disfrutan de los espectáculos y toman parte en los festejos públicos.

Quienes nos identificamos con estas reuniones, gozamos disfrutando de lo autóctono, de lo original que ofrecen estas festividades. Se percibe el interés y fervor de los organizadores quienes desean impresionar gratamente al visitante, todo ello reflejo de nuestra idiosincrasia. Asistir a las ciudades y municipios donde anualmente se desarrollan las ferias, o como ocurre en la actualidad con la Gran Feria de Bucaramanga, constituye una terapia anímica, pues es de los pocos sitios donde la gente está alegre y su semblante se identifica con el entorno, quizás por ese halo misterioso que envuelve a las grandes aglomeraciones.

Es un lugar en el que está feliz tanto el que tiene, como el que no tiene, pues como cosa curiosa es un fenómeno colectivo donde no se nota de manera protuberante la diferencia de clases. Todos están en el mismo gozo y al arrimo del rico se guarece el pobre. Hay un dicho popular que refiere que cada uno cuenta de las ferias como le va en ellas y por lo general al terminar las mismas, lo ideal es que las gentes regresen sanos y salvos a sus hogares.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad