¿Conquistar? ¿enamorar? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-17 05:00:00

¿Conquistar? ¿enamorar?

Cada época pareciera que fuese produciendo generaciones muy particulares que de una u otra manera van repitiendo, inventando en muchos casos, los errores del pasado, muy especialmente los que han tenido que ver con el mismo ser humano en su cuerpo, en su mente, en su espíritu, y en lo más íntimo de su ser.
¿Conquistar? ¿enamorar?

Cada generación pareciera que se fuese olvidando de lo que enamora, de lo que causa felicidad, de lo hermoso, de lo bello, de la vida. Por eso al hombre de hoy, así como a la mujer, se le ha olvidado conquistar, enamorar: amar.

Si tú quieres conquistar al amor de tu vida deberías tener en cuenta estos aspectos:

  • No necesitas exhibir tu cuerpo para conquistar, menos para enamorar.
  • La buena presentación y el arreglo discreto son suficientes.
  • La vulgaridad en el vestir no es propia de la persona digna.
  • No te hagas esclavo de la moda.
  • La belleza interior atrae y dura para toda la vida. La del cuerpo se acaba.
  • Tu cuerpo es un templo del Espíritu Santo. Respétalo como tal.
  • Si sólo tienes tu cuerpo para conquistar, eres un ser vacío.
  • El respeto hacia tu persona lo consigues si te respetas a ti mismo.
  • El pudor es para el amor como la piel para el cuerpo.
  • Es importante tener buenas maneras al hablar, obrar o compartir con los demás.
  • Por encima de tu belleza física debe existir tu pureza, tu espiritualidad.
  • Mira siempre respetuosamente al otro como a un ser humano, no como a un objeto de placer.
  • Ama siempre con hechos, no sólo con palabras.
  • Entrégate totalmente y no a medias.
  • No olvides que los detalles son los que enamoran y llaman la atención.
  • Que en todo momento resalten la belleza interior, tu inteligencia, tus valores.
  • Lucha en todo instante por la verdadera felicidad.
  • No te olvides de orar para que Dios te muestre el verdadero camino.

Pero, por encima de todo, no debemos olvidar que el amor se basa en el respeto. Desde el momento que yo siento lástima por el otro, lo lastimo, dejo de respetarlo, porque lo considero ignorante y sin capacidad de tomar sus propias decisiones y elecciones.

El amor no tiene piedad, no siente lástima por nadie, pero es compasivo. Cuando se vive en el miedo, se siente lástima por todos. El amor es totalmente responsable.

Finalmente, todo lo que pensamos y hacemos tiene consecuencias y eso depende de la manera como tú vivas y asimiles los cambios de cada época.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad