HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-17 05:00:00

HAGASE OIR

Incendios casuales o provocados Por épocas de fuerte verano se presentan las conflagraciones por todas partes y en el mundo entero, eso dicen la noticias. Pero cuáles son las verdaderas causas de los incendios. Unos le echan la culpa a efectos naturales de la luz y calor sobre vidrios, otros a los humanos.
HAGASE OIR

Merecen atención los provocados por los pirómanos, por los descuidos en los paseos de olla, por las siembras y las colillas y cerillas que se botan al piso. Son los más comunes y sería bueno investigarlo para que estos causantes tenga su sanción.
El campesino desde tiempos inmemoriales tala, quema y siembra, pues sabe que la ceniza es un buen abono, pero lo que no sabe es que la tierra que quema se muere y por lo tanto se vuelve est√©ril. Y lo grave es que nunca le han ense√Īado a cultivarla de otra forma.
El da√Īo que se le est√° haciendo a la naturaleza es muy grave, el desastre que se avecina tiene visos de cat√°strofe. Y no son s√≥lo las autoridades las que tienen que impedirlo, somos todos, cada quien a la manera de su saber y entender, haciendo una pedagog√≠a de ense√Īanza y contribuyendo a la prevenci√≥n y control de los incendios, impidi√©ndolos a como d√© lugar, antes de que sea demasiado tarde. Recuerde, la candela quema, el agua se seca y los seres vimos se mueren de sed.

Tobías Herrera Méndez


Armamentismo

Los colombinos y los dem√°s pa√≠ses de Unasur est√°n pendientes de los estudios cuidadosos a que est√°n siendo sometidos los acuerdos para la utilizaci√≥n de las bases nacionales por las tropas del gobierno de los EU. Analicemos la situaci√≥n de esta manera: El Coronel Ch√°vez Fr√≠as Hugo Rafael, como representante del hermano pa√≠s, s√≠ tiene todo el derecho de hacer convenios de compras de armamento, submarinos, helic√≥pteros y tanques de guerra con la naci√≥n Rusa; pero nunca nuestro gobierno pretende ni pretender√° intervenir en estas decisiones; pero, lo que si no podremos aceptar es la intervenci√≥n pretendida digamos por casi todos los pa√≠ses de Unasur, para nuestros arreglos de ayuda mutua contra el narcotr√°fico y la guerrilla; para nosotros es de gran beneficio el permiso de¬† ingresar tropas de EU a cooperar con nuestras fuerzas armadas en esta lucha. Me permito hacer esta reflexi√≥n: Ch√°vez no le teme al presidente Uribe, pues reconoce que es un hombre de una moral intachable y por esto jam√°s va a cometer las fechor√≠as que √©l comete, lo mismo, sucede con el pueblo hermano de Venezuela, ya mantiene doblegada, opacada completamente la oposici√≥n, ¬Ņser√° esto Democracia, Coronel Ch√°vez? S√≠ el poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial se encuentran muy bien controlados, todos bajo su voluntad. Pero la parte econ√≥mica es la m√°s complicada, pues ya no est√°n cumpliendo sus compromisos comerciales, que deben ser atendidos por PDVSA.
Ahora, ¬Ņcu√°nto vale la supuesta compra de equipo de guerra a Rusia, c√≥mo podr√≠a pagar esta gran compra, qu√© pretende Ch√°vez, a qui√©n quiere atemorizar, de d√≥nde provienen los d√≥lares para este negociado, muy posiblemente de la alianza con el narcotr√°fico?

Diego Serrano Acevedo

No, no hace falta

Cuando Jaime Garz√≥n -en entrevista hecha en 1993, por la √©poca en que inclu√≠a en su agenda visitas a comunidades ind√≠genas para explicar la reciente constituci√≥n- enfatizaba los t√©rminos que hac√≠an de Colombia un Estado Social de Derecho, rep√ļblica descentralizada, tal vez lograba intuir el car√°cter prof√©tico de esa iron√≠a espont√°nea y sutil, puesta en su rostro ce√Īido de esperanza, de ¬ďtal vez ahora s√≠¬Ē y sin el m√≠nimo dejo de fatiga. Despu√©s la sonrisa contagiosa, mordaz que nos hac√≠a creer c√≥mplices de una travesura o de un delito, de eso que llamaban verdad.

Ahora, cuando ha pasado ya una d√©cada desde la √ļltima risa, y las gentes caminan impasibles, llevando sobre la espalda y hacia el pat√≠bulo los √ļltimos fragmentos de la democracia, no vale ni siquiera decir, en su nombre, en nombre de Garz√≥n y tantos m√°s, ¬ďse los dije¬Ē. Porque hasta su muerte lo hicieron.

Nos quedaba la democracia, aunque no como tal, sino como parodia, como un juego en el que se trataba de elegir el menor mal. En unos meses ya no nos quedar√° ni eso. El ejecutivo-legislativo (¬Ņc√≥mo romper la cadena entre causa y efecto, entre mascota y amo?) ya se ha pronunciado: queridos colombianos voten, si o no, no importa, pero voten y hagan lucir esta hist√≥rica fiesta de la democracia. Ya que han de hacerlo -porque lo har√°n, vivos, muertos, militares o reclusos, pero lo har√°n y ser√°n los siete millones elegidos- al menos h√°ganlo con respeto, en silencio y vestidos de negro.

Juan Carlos Gómez


Busco un Dios

Busco un Dios sediento de justicia/que no sea Correa, Uribe ni Hugo Ch√°vez/que por igual castigue la avaricia/de quienes est√°n all√≠ donde t√ļ sabes.
Un Dios que piense en los ni√Īos de la calle,/en el vendedor¬† ambulante y el obrero,/que castigue al hamp√≥n y que no falle/protegiendo tambi√©n al pordiosero.
Un Dios que proteja al hombre que trabaja/de sol a sol al lado de la brecha,/que lo oriente, lo ayude y no hable paja/parta luego quitarle su cosecha.
Un Dios capaz, veraz y diligente/que se atreva a acabar la corrupción,/que castigue al corrupto dirigente/que acabando está con la nación.
Un Dios político y no politiquero/que brinde paz, trabajo y progreso/y que acabe con tanto chanchullero/que sentado se encuentra en el Congreso.

Hugo Fernelly Gonz√°lez Gonz√°lez

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad