La hora de la diplomacia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-18 05:00:00

La hora de la diplomacia

Durante los dos √ļltimos a√Īos el pa√≠s ha presenciado, a trav√©s de los medios de comunicaci√≥n, un intenso debate p√ļblico en torno a importantes cuestiones del mundo de la diplomacia y con avidez ha visto y o√≠do en directo, a trav√©s de la televisi√≥n y la radio, confrontaciones de personajes de la pol√≠tica en foros internacionales, como ocurri√≥ hace m√°s de un a√Īo en Santo Domingo, hace poco en Bariloche y esta semana en Quito.
La hora de la diplomacia

Pero, ¬Ņtal estilo de hacer diplomacia es atinado? No, porque en dichos escenarios las cosas se han planteado en forma totalmente inversa a c√≥mo deben ocurrir en el marco de la diplomacia. En Bariloche y en Quito los colombianos esperaban de la delegaci√≥n nacional resonantes triunfos, que ojal√° fueran apabullados nuestros adversarios. Y, a la espera del aplauso p√ļblico y del aumento del n√ļmero de electores, fue que se plante√≥ la estrategia para dichos foros.

Ello es un error porque la diplomacia no tiene por fin una resonante victoria, sino lograr un compromiso aceptable, viable y favorable.

¬ŅPor qu√© se ha ca√≠do en tal yerro? Porque han cre√≠do los gobernantes, los comunicadores sociales y la opini√≥n p√ļblica, equivocadamente, que la diplomacia p√ļblica puede ser exitosa, que el debate diplom√°tico a trav√©s de los medios de comunicaci√≥n es el camino al √©xito y si bien es cierto que puede captar votos y mejorar puntos en las encuestas de opini√≥n del momento, es desastroso en t√©rminos de diplomacia, pues abre la puerta a emprender aventuras en materia de pol√≠tica exterior, a exaltar egos y ambiciones de los protagonistas del momento pol√≠tico, porque implica un alto riesgo y priva al Estado de la sorpresa que es el m√°s importante factor que hay en la filigrana diplom√°tica.

Además, el momento actual de la diplomacia regional está teniendo como protagonistas a los políticos, quienes son de choque y buscan el aplauso de la tribuna y la diplomacia es de negociaciones que se llevan a cabo en forma privada y discreta, en las que prima el buen carácter, la paciencia, la modestia de los agentes, la certeza y precisión y el ir hacia metas específicas, prudentes.

El pasado martes desde Quito se informaba de la reuni√≥n de cancilleres y ministros de Defensa de los pa√≠ses de la Unasur como si estuvieran refiri√©ndose al resultado de un partido de f√ļtbol, en el que hubo que contentarse con un no alentador empate, a cambio de una resonante victoria.

La diplomacia es lo contrario. Ella no es fuerza, es inteligencia y tacto, es un arte, es la ciencia de la negociaci√≥n, el manejo profesional y discreto de las relaciones exteriores, es un m√©todo pac√≠fico dise√Īado para mantener y estrechar las relaciones entre Estados soberanos, promover la paz y fomentar la cooperaci√≥n.

Estas reflexiones deben hacerse en este momento para que no caiga el país en una azarosa aventura en materia de política exterior.       

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad