Publicidad
Publicidad
Lun Ene 23 2017
18ºC
Actualizado 05:58 pm

¿Plásticas?, ni las “tetas” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-18 05:00:00

¿Plásticas?, ni las “tetas”

Viviana me anunció intempestivamente que venía al país. Abogada colombiana, inteligente y bonita, ha pasado los últimos 15 años en París. Ahora tenía que venir “a revertir un error del pasado” –eso me dijo-.
¿Plásticas?, ni las “tetas”

“Está mejor que nunca”, pensé cuando la vi. Ya llevaba puesta la altivez y la seducción cuando se fue a vivir a Europa; nada de eso se lo dio el viejo mundo. Pero ahora, unos años encima y la serenidad de una mente más universal, la convertían en un imán.  
La encontré en mi casa cuando llegué cargado de bolsas con la compra del supermercado.

Abrió los ojos como platos. Pensé que era la emoción, pero soltó una retahíla que tardé en asimilar: “Entre 500 billones y 1 trillón de bolsas plásticas se consumen anualmente en el mundo; un promedio de 100 vacas muere diariamente en la India por comer bolsas plásticas; 200 especies de vida marina como ballenas, delfines, focas y otros mueren por ingerir bolsas plásticas que confunden con comida; el 10% de los desechos que llegan a las orillas de las costas, son bolsas plásticas”. Pensé que esta loca iba a ahorcarme a continuación.

Luego de un breve saludo y de obligarme a guardar las bolsas para volverlas a usar, Viviana se cuadró frente a mí, y con sus dos manos, se señaló los senos invitándome con ese gesto a mirarlos. “¿A qué crees que vine?” me preguntó. Pensé que a tener algo conmigo; ese habría sido el error que estaba dispuesta a revertir. “Voy a quitarme los implantes de silicona de las tetas; tengo fibrosis por encapsulamiento”, dijo y volvió sus ojos hacia las bolsas.

Al rato, con la gracia de su acento costeño todavía aferrado a su boca me dijo: “¡¡¡no jooooda!!!, si tienes huevo tú… ya el mundo entero ha vuelto a las bolsas de tela o fibras reutilizables para hacer compras y yo misma me voy a quitar el plástico de las tetas, mientras tu sigues sin conmoverte”. Temiendo otra tormenta de cifras sobre el plástico y el ahorro de energéticos escasos, decidí que me comprometía a volver al canasto y las talegas de fique. Satisfecha a medias, Viviana me insistió: “y dime que te gustan más las tetas sin plástico” Asentí y ya compré el canasto y la talega de fique.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad