Mi dinero, tu dinero, nuestro dinero | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 09:41 pm

Mi dinero, tu dinero, nuestro dinero | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-20 05:00:00

Mi dinero, tu dinero, nuestro dinero

¿Hablar de lo económico, de lo que tú das, de lo que yo doy, es coartar nuestro amor y ser demasiado materialista?No. Hablar de finanzas al comienzo de una relación siempre será el ideal para que se eviten problemas a futuro.
Mi dinero, tu dinero, nuestro dinero

Esta es la principal recomendación de los psicólogos, quienes explicaron que es un tema que debe hablarse con total claridad para que no queden vacíos y dolores de cabeza más adelante.

Incluso si habla de frente, puede evitar hasta un rompimiento pues se dice que de cada cuatro separaciones una está relacionada con el factor dinero.
A continuación siga una serie de recomendaciones para que su solvencia económica, la de su pareja y los acuerdos mutuos marchen a las mil maravillas.

Paso a paso...

Paso 1
Siéntese, exponga su punto de vista y escuche al otro. Plantee posibles soluciones y acciones a taomar.

Paso 2
No ignore los problemas económicos. Si los tienen es importante analizarlos a tiempo y no dejarse ganar del estrés.

Paso 3
Cree una estrategia para lograr el cumplimiento de sus metas económicas. Lleguen a un acuerdo mutuo.

Paso 4
Deseche mentiras hacia su pareja sobre su economía, resentimientos y humillaciones.

Paso 5
Sea flexible. Adáptese a las condiciones de la vida que se van dando en pareja. No exija más de la cuenta cuando no hay.

Paso 6
Tenga en cuenta que debe haber igualdad en las finanzas. Por eso, aprópiese de la responsabilidad que le compete en una relación de pareja.

Paso 7
No olvide la independencia. Ese dinero personal es un alivio para darse sus gustos. No interfiera en el rubro del otro.

Paso 8
Recuerde que debe ser ecuánime. Por eso, no olvide que cada inversión debe beneficiar a la pareja.

Paso 9
No olvide su cuenta personal. Eso le permitirá sentirse más libre y no tener que dar explicaciones de sus compras. Pero eso sí, responda con madurez, pues tiene obligaciones.

Paso 10
Renegocie
No crea que es fácil lograr el equilibrio de las finanzas en pareja. Lo dicho en el primer encuentro no se cumplirá toda la vida. Deben replantear poco a poco las finanzas, pues éstas traen variables como cambio de empleo, aumento de sueldo, llegada de los hijos, entre otros.

VOZ DE EXPERTO

Juan Carlos Fernández
Psicólogoa

¿Cómo establecer esos límites entre la economía mía, de mi pareja y la de los dos?
Desafortunadamente las parejas tienen un pensamiento de economía individual. Cuando decimos que mi economía y tu economía es la misma, sólo es una falacia. Las personas están pendientes de cuánto gasta su pareja, de cuánto le presta y en ocasiones esto se convierte en un arma para el chantaje emocional.

Lo importante es establecer el compromiso en pareja, saber invertir en la economía de los dos, de manera equitativa. Pero no se puede caer en la sobrecarga de una de las partes. Al principio puede ser fácil pero poco a poco llegan reclamos como “es que yo soy el que más aporto”, “tú no das igual”. Todo eso lleva al deterioro de la relación.

El amor es un  contrato hipotético. Tal y como dicen las mamás, “amor con hambre no aguanta”. Por eso, las parejas deben tener claro que así como se invierte en sentimientos y damos y queremos recibir, de la misma forma pasa con lo económico.

En las finanzas en pareja ocurre muchas veces lo mismo que en las relaciones sentimentales. La persona siempre quiere que le den más, que la consientan más, que la acaricien más, que estén más pendientes de ellas de lo que ellas pueden estar con su pareja o están dispuestas a dar.

Incluso hay gente que piensa que debe ahorrar por aparte, mentir sobre su sueldo real, porque es posible que esa persona no sea la que lo acompañe toda la vida y ya está pensando en su bienestar personal.

Preguntas y respuestas

Zulma Castañeda
Psicóloga

¿Es importante establecer límites entre las finanzas familiares?

Lo más importante es hablar con claridad para evitar conflictos. Más que establecer límites es establecer acuerdos, dejar todo claro como ocurre en cualquier tipo de sociedad y relación humana. Al establecer criterios estoy diciendo ‘vamos a funcionar en ese sentido’.

Pero al no establecerse esos acuerdos hay una situación psicológica de dependencia. Cuando hay independencia económica, la persona es dueña de sí misma y sabe tomar decisiones propias de la vida. Esto hace que tenga autoridad sobre su dinero y respeto porque no se va a dar una dependencia malsana con el otro.
Depender de la pareja es permitirle al otro  que disponga, decida, que le diga qué usa, por qué gasta más dinero.

Cuando se establecen acuerdos hay una sociedad matrimonial y psicológica basada en la confianza, en objetivos comunes y el dinero pasa a ser ese recurso para lograrlos, pero no un dominio sobre el otro.

¿Qué errores se cometen por lo general con las finanzas en pareja?

Un error es ocultar la situación real de las finanzas, que no se tenga idea de cuánto gana mi pareja, cuánto gasta, en qué invirtió, cuáles son sus negocios. Se han visto casos de personas que desconocen tanto las finanzas de su pareja, que en caso de fallecimiento, empiezan los problemas, las deudas que tenía el otro, los cobros, los negocios, no hay firmas autorizadas.

Otro error es entregarle el control total del dinero a la pareja. Es muy diferente que una de las partes tenga la administración de los negocios, pero otra diferente es irse al extremo.

Ocultar las finanzas y la realidad financiera es un síntoma de una dificultad en pareja. Es posible que quien esconde la realidad sepa que está gastando más y que no debe o que tenga miedo de la forma como reaccione su pareja, incluso que piense que el otro se va a adueñar de todo su dinero.

Cuando ya existen ese tipo de problemas, ¿qué se puede hacer?

Se hace necesario explorar qué está pasando en la relación, se trata de buscar la raíz del problema, saber si es un síntoma de falta de confianza, de falta de libertad, de falta de independencia entre ellos.

Para resolverlo es importante asesorarse con un profesional, ya sea psicólogo, abogado, financiero. Con la guía de ellos se puede mirar cuál es el origen del problema y decirle a la otra persona “por qué tengo esos problemas contigo”, “por qué no quiero compartir los gastos”, “será que no confío en ti”.
Al determinar el origen del conflicto se puede pasar a trabajar en su solución.

1. No olvide la comunicación en pareja.
2. Ajuste deudas y así mejorarán sus ingresos.
3. Tenga en cuenta los imprevistos. En ocasiones un seguro de vida, de accidentes, puede ser un gasto, pero también un salvavidas. Es importante hablar de forma clara sobre ciertas situaciones que pueden salirse de control para que tenga el remedio antes que la enfermedad.
4. La cultura del ahorro es fundamental para llevar una vida en pareja sin tantas cargas, que con el tiempo terminen asfixiándolos.
5. En lo posible, compren de contado y utilicen sólo los créditos a largo plazo, para compras de gran monto.
6. Hable en pareja sobre la importancia de no ser reportado en datacrédito.
7. Cumpla con lo estipulado. Tenga claridad en cuáles son sus proyecciones financieras y vaya tras esa meta.

Mitos

1. Creer que quien más tiene dinero es quien decide.
Esta es una afirmación errada, puesto que las decisiones deben tomarse entre dos.
La balanza nunca debe inclinarse hacia un solo lado. Temas como vacaciones, dónde estudiarán sus hijos, pueden tomarse de manera concertada. No es que el último ‘sí’ lo dé quien más tenga dinero en su cuenta o en su cartera.
Pero está muy bien que quien tenga más habilidad para los números asuma este cargo y tome las decisiones más pertinentes, en beneficio de los dos.

2. Creer que no existen cuentas aparte sino un fondo común
El romanticismo lleva a que las parejas terminen diciéndose a sí mismas “todo lo tuyo es mío y todo lo mío es tuyo”. Pero lo cierto es que el matrimonio también es un contrato y por eso se debe hablar como en cualquier negocio, con total claridad. El ideal es que cada uno continúe con sus cuentas personales y los dos aporten para la misma obligación, de acuerdo al porcentaje de ganancias que tienen. Así no se caerá en molestas discusiones cargadas de frases como “es lógico que aquí hay un desequilibrio” o “tú no aportas nada en realidad”.

3. Ya tenemos otras responsabilidades
Aunque es cierto que en un matrimonio el panorama cambia, lo importante es que usted sepa distribuir su dinero para que no termine sacrificando el factor diversión en su relación. No permita ‘apretar el bolsillo’ y mandar su relación a la rutina. Invierta también en su descanso.

4. Ya te casaste, ya no te corresponde dar en tu casa materna
Cada quien decide cómo maneja sus finanzas personales. Otras son las finanzas en común. Por eso, no interfiera en ese tipo de decisiones individuales. Está prohibido. Este es uno de los ejemplos clave de la importancia de establecer acuerdos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad