‘La seguridad democrática envió la violencia a la selva’ | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-20 05:00:00

‘La seguridad democrática envió la violencia a la selva’

Christian Salazar, Alto Comisionado de las Naciones Unidas en Colombia para los Derechos Humanos, no se considera un funcionario de oficina. Desde el pasado 2 de marzo, cuando tomó posesión del cargo, ‘se puso las botas’ y se dio a la tarea de entender de primera mano la compleja realidad colombiana.
‘La seguridad democrática envió la violencia a la selva’

No le ha tocado fácil. A sus manos han llegado problemas de todo tipo: desde los reiterados ataques a la comunidad indígena Awá en Nariño, hasta el ‘tire y afloje’ entre la guerrilla y el gobierno por la liberación de los secuestrados.  “El Estado está en deuda con los indígenas. No importa que sea un grupo poblacional pequeño, creemos que el gobierno debe poner más atención sobre ellos(…). Los indígenas están sufriendo de forma desproporcionada la confrontación interna, mientras muchos colombianos viven seguros en las ciudades” .

El delegado internacional dijo que en el acuerdo humanitario las partes deben entender que no se puede otorgar estatus político, ni ningún beneficio político directo.

Preguntas y respuestas

El país está preocupado con los reiterados atentados de los que ha sido víctima la comunidad indígena Awá. ¿Por qué tanta violencia contra este grupo?
Christian Salazar: “Lo primero que hay que entender es que Nariño es un departamento complicado, donde se mueven muchos actores armados. Allí hay fuerte presencia del Ejército, de la guerrilla, bandas criminales locales y de narcotráfico, como ‘Los Rastrojos’. Es como una mezcla de diferentes fuentes de violencia; sin tener en cuenta que es un gran corredor de coca.

¿Pero qué tiene que ver la población indígena en el conflicto?
CR: “Vemos que en los últimos años el conflicto armado interno, justamente por los avances en la seguridad democrática, ha trasladado la violencia a las zonas periféricas y selváticas del país, donde justamente habitan las comunidades indígenas. Ellos están sufriendo de forma desproporcionada la confrontación interna, mientras muchos colombianos viven seguros en las ciudades”.
Este año se ha duplicado la cifra de indígenas asesinados. ¿Entonces hay responsabilidad del Estado?

CS: “Primero hay que ser conscientes que una protección total no va a ser posible, si el conflicto se trasladó al campo. Sin embargo, se pueden hacer cosas. Primero, es muy importante el pedido que la Corte Constitucional le ha hecho al gobierno, para avanzar con más rapidez en planes especiales de salvaguardia para los indígenas”.

¿Pero el gobierno se ha quedado corto en lo
que respecta a la protección de comunidades vulnerables?
CS: “Sí. El gobierno no ha hecho lo suficiente. La Corte Constitucional le ha reclamado en múltiples oportunidades y nada que se hace algo. En conclusión podemos decir que el Estado está en deuda con los indígenas. No importa que sea un grupo poblacional pequeño; creemos que el gobierno debe poner más atención sobre ellos”.

¿Usted hablaba de la ayuda que podría brindar el Ejército?
CS: “Nosotros pensamos que es importante que el Ejército siga fortaleciendo sus sistemas de control interno. Existen muchas políticas y decretos por parte del ministerio de Defensa en materia de Derechos Humanos. Lo que hay que fortalecer es que se implementen y controlen.

¿Qué tanto ha funcionado la justicia en estos casos?
CS: “El grado de impunidad de crímenes y ofensas cometidos contra los pueblos indígenas sigue siendo muy alto en Colombia. Ahí esperamos que la Fiscalía entre con fuerza y la justicia ordinaria investigue los casos”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad