Retroceder el casete | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mié Dic 13 2017
21ºC
Actualizado 07:10 pm

Retroceder el casete | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-20 05:00:00

Retroceder el casete

Retroceder el casete

Desde que apareció el petróleo, con engañifas y verdades. Turbamulta de obreros que protestaban reclamando derechos. Desde que no fue más Puerto Santander sino Barrancasbermejas y dejó de llamarse para siempre Ochonombres. Desde que todos se perdieron en la selva  púbica de las rameras francesas que llegaron. Los muelles plagados de barcos y las estaciones de trenes trepidantes. Al Loro Jaime  Álvarez lo nombraron Personero, y en las esquinas como el Profeta Elías, vociferaba que  se estaban robando todo y se reía.  Demasiada agua después de que nombraron alcaldes a un par de muchachos, Luís Pinilla y Serpa.

Desde la miseria se  oían las trompetas de las orquestas  del Club Infantas y el Cardales. Tanta agua, desde que el Doctor Bolívar dejó su casco petrolero, su bicicleta, el anden desde donde con la máquina  de escribir craneaba memoriales y reclamaba justicia sin que nadie le respondiera. Desde que una noche  terminé jugando  poker  en un saloncito del Hotel Pipatón, mientras me escondía del calor; eran unos “malandros” pero me devolvieron la plata al final. Desde que Orlando Pinilla pintó en una cajetilla de cigarrillo un puente  y la envió como su  columna a Vanguardia. Llegaron los gatilleros para teñir el agua de rojo y verla pasar desde allí.

Así trascurrió la vida del Puerto, unas veces plácidamente, otras llenas de aprensión. La tierra no tenía dueño, los burros los utilizaban los que quisieran, las canoas y los remos eran de todos y los peces se multiplicaban. Ahora, después de que toda esa agua ha pasado, a alguien se le ocurrió desmembrar a Barrancabermeja de Santander. De pronto lo consigue. Es una ciudad pujante y bella que como una muchacha joven, quiere ser libre. Las regiones están previstas en la Constitución. Pueden suceder dos cosas, que como una mujer ya bella y formada,  se organice bien y se vaya a tomar los riesgos de lo desconocido; o se quede en casa disfrutando del amor y la seguridad de los padres, con la nostalgia de no haber tomado una decisión a tiempo.

Ahora que pienso en política, he devuelto el casete, veo cientos de reuniones en muchos años tratando de salvar a Ferticol. Desde que Misael Pastrana  y Carlos Rodado Noriega, su ministro - si no me equivoco- compraron en Italia esa planta obsoleta de los años 20, Barrancabermeja  se jodió. Darío Echeverri, inteligente y dinámico, debe convencer a Serpa de que la chartarrice y compre otra. En una industria moderna robotizada no se puede competir con ese cascaron viejo. Hoy que Barrancabermeja es una ciudad próspera  y en paz no es difícil, tenemos  ya una zona franca, es fácil conseguir socios extranjeros interesados, importar equipos, y exportar fertilizante competitivo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad