Retroceder el casete | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-20 05:00:00

Retroceder el casete

Mucha agua ha corrido frente a Barrancabermeja desde que los champanes de Jiménez de Quezada aparecieron frente a los techos pajizos de la Tora.  Mucha agua ha corrido desde que  días después, Pedro de Limpias regresó aguas abajo con los heridos y  enfermos, llevándose una flecha clavada en el ojo izquierdo como recuerdo de la acción temeraria y un mensaje de  horror a los de allá . Tanta agua ha corrido desde que los revolucionarios surcaban el río llevando o trayendo las ideas como antorchas encendidas.
Retroceder el casete

Desde que apareci√≥ el petr√≥leo, con enga√Īifas y verdades. Turbamulta de obreros que protestaban reclamando derechos. Desde que no fue m√°s Puerto Santander sino Barrancasbermejas y dej√≥ de llamarse para siempre Ochonombres. Desde que todos se perdieron en la selva¬† p√ļbica de las rameras francesas que llegaron. Los muelles plagados de barcos y las estaciones de trenes trepidantes. Al Loro Jaime¬† √Ālvarez lo nombraron Personero, y en las esquinas como el Profeta El√≠as, vociferaba que¬† se estaban robando todo y se re√≠a.¬† Demasiada agua despu√©s de que nombraron alcaldes a un par de muchachos, Lu√≠s Pinilla y Serpa.

Desde la miseria se¬† o√≠an las trompetas de las orquestas¬† del Club Infantas y el Cardales. Tanta agua, desde que el Doctor Bol√≠var dej√≥ su casco petrolero, su bicicleta, el anden desde donde con la m√°quina¬† de escribir craneaba memoriales y reclamaba justicia sin que nadie le respondiera. Desde que una noche¬† termin√© jugando¬† poker¬† en un saloncito del Hotel Pipat√≥n, mientras me escond√≠a del calor; eran unos ¬ďmalandros¬Ē pero me devolvieron la plata al final. Desde que Orlando Pinilla pint√≥ en una cajetilla de cigarrillo un puente¬† y la envi√≥ como su¬† columna a Vanguardia. Llegaron los gatilleros para te√Īir el agua de rojo y verla pasar desde all√≠.

As√≠ trascurri√≥ la vida del Puerto, unas veces pl√°cidamente, otras llenas de aprensi√≥n. La tierra no ten√≠a due√Īo, los burros los utilizaban los que quisieran, las canoas y los remos eran de todos y los peces se multiplicaban. Ahora, despu√©s de que toda esa agua ha pasado, a alguien se le ocurri√≥ desmembrar a Barrancabermeja de Santander. De pronto lo consigue. Es una ciudad pujante y bella que como una muchacha joven, quiere ser libre. Las regiones est√°n previstas en la Constituci√≥n. Pueden suceder dos cosas, que como una mujer ya bella y formada,¬† se organice bien y se vaya a tomar los riesgos de lo desconocido; o se quede en casa disfrutando del amor y la seguridad de los padres, con la nostalgia de no haber tomado una decisi√≥n a tiempo.

Ahora que pienso en pol√≠tica, he devuelto el casete, veo cientos de reuniones en muchos a√Īos tratando de salvar a Ferticol. Desde que Misael Pastrana¬† y Carlos Rodado Noriega, su ministro - si no me equivoco- compraron en Italia esa planta obsoleta de los a√Īos 20, Barrancabermeja¬† se jodi√≥. Dar√≠o Echeverri, inteligente y din√°mico, debe convencer a Serpa de que la chartarrice y compre otra. En una industria moderna robotizada no se puede competir con ese cascaron viejo. Hoy que Barrancabermeja es una ciudad pr√≥spera¬† y en paz no es dif√≠cil, tenemos¬† ya una zona franca, es f√°cil conseguir socios extranjeros interesados, importar equipos, y exportar fertilizante competitivo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad