Publicidad
Publicidad
Mar Dic 6 2016
24ºC
Actualizado 11:32 am

El hombre es omnívoro: come de todo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-20 05:00:00

El hombre es omnívoro: come de todo

El hombre es omnívoro: come de todo

El hecho de ser omnívoros, está inmerso en nuestros cuerpos y por selección natural se nos ha equipado con las herramientas para poder tener esta variada dieta. Nuestra dentadura tiene amplias competencias para rasgar las carnes o moler las plantas y nuestras mandíbulas nos permiten actuar como carnívoros, roedores o herbívoros, dependiendo de lo que vamos a comer. Nuestros estómagos producen una enzima diseñada específicamente para romper la elastina, que es un tipo de proteína que sólo se encuentra en las carnes. Nuestro metabolismo requiere de compuestos químicos que en forma natural sólo se encuentran en las plantas como la vitamina C, y otros que únicamente se encuentran en los animales como la vitamina B-12, por lo que la variedad aparece en el hombre como una necesidad biológica.

Podemos vivir en cualquier parte de la Tierra y cuando algo falta lo podemos suplir de otra fuente. Probablemente no hay ninguna fuente nutritiva en la tierra que no haya sido consumida por alguien; insectos, lombrices, basura, hongos, algas, raíces, vástagos, tallos, escarabajos, flores, semillas, frutas, todas las partes posibles de todos los animales posibles, todo tipo de manjares y hasta perros calientes. Sin embargo los grupos humanos logran un número limitado de alternativas explicado por la neofobia.

El precio que tiene que pagar el hombre por esta flexibilidad en la dieta es complejo y metabólicamente costoso para el cerebro por el gasto en las herramientas sensoriales y cognitivas para la decisión de los nutrientes y la seguridad de su ingestión. La primera herramienta es nuestro sentido del gusto, que es complicado pero se inicia con dos propensiones fuertemente instintivas: la primera hacia lo dulce, sabor que  nos señala las fuentes ricas en energía de carbohidratos naturales, y el hombre se adapta fácilmente dado que su cerebro requiere grandes cantidades de glucosa, único tipo de energía que puede usar; este órgano solo pesa el 2% del peso del cuerpo en un adulto y consume 18%  de la energía.

La segunda herramienta nos predispone contra los sabores amargos, que es como toxinas defensivas de las plantas, saben.

La repulsión es otra herramienta valiosa para nuestro dilema de comer y actúa como una microbiología intuitiva que nos previene de ingerir partes de animales peligrosas, como los fluidos del cuerpo de los animales incluyendo el hombre.

El hombre aprendió a superar las defensas de las plantas por la cocción  y otros procesos para remover las toxinas amargas. La cocción fue una de las más inteligentes herramientas desarrolladas para hacer las comidas más digeribles tanto de plantas como las carnes y será el tema de la próxima columna.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad