HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 10:22 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-21 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Vanguardia noventa años/ cumpliendo con el deber/ faro, historia, escudo/ en su tierra Santander
De Curití Santander,/ a Colombia le dio honor/ Alejandro Galvis Galvis/ eminente fundador
Periodista y abogado/ con Azuero fundó el diario/ Gobernador y Ministro/ y, excelente empresario
Vanguardia la empresa es/ potosí en la sociedad/ cualidades de familia/ trabajo y honestidad
Expresando admiración/ gratitud y sentimiento/ la tierra Santandereana/ hará, reconocimiento

Alberto Flórez Flórez

Creencias y supersticiones

Desde los más remotos tiempos el hombre ha sido supersticioso, inclinado a creer en hechos sobrenaturales, en espíritus invisibles que manejan el mundo, ordenan el destino de los seres humanos, gobiernan los fenómenos de la naturaleza. En las épocas primitivas el hombre, incapaz de comprender racionalmente todo cuanto sucedía a su alrededor, e impotente para dominar enfermedades, plagas, inundaciones y demás estragos que lo perturbaban, le atribuía a una serie de dioses crueles y vengativos la paternidad de todos los males y desgracias que ocurrían en el mundo.
Y también creía en los dioses buenos que le ayudaban en la caza y la pesca, le proporcionaban la lluvia y con ella los alimentos necesarios para la subsistencia. Eran las épocas elementales y mágicas en que el hombre, perdido en los desiertos de la ignorancia, aún no había descubierto ninguna de la leyes que mas tarde le mostrarían los grandes misterios de la naturaleza, los fenómenos que rigen el mundo.
En la civilización actual, no obstante los portentosos avances de la ciencia y de la tecnología, el hombre continúa creyendo en misterios y supersticiones, agüeros y hechicerías. Adivinos, magos, brujos, toda una legión de personas dedicadas al maleficio y al encantamiento, encuentran un pueblo crédulo sobre el cual influir de manera absoluta.

Guilermo Reyes Jurado

Desorden en feria

Felicitaciones por el editorial de Vanguardia del día martes septiembre 15. Es un pesar que la Feria sea sinónimo de desorden, accidentes y exceso de licor. He visto el paso de la cabalgata (desorden), por la carrera 33 con 42 por dos años y es triste observar los jinetes ingiriendo licor, los caballos aguantándoles los malos tratos, muchos jóvenes comprando harina de trigo para echársela en los ojos al público que está esperando ver el paso de una cabalgata o un desfile. Es increíble que haya niños montando caballos, exponiéndolos a un accidente ante tal desorden, el cual a la policía -aunque trataba de controlar- le fue imposible. Ojalá el Alcalde se preocupe porque las ferias sean de mostrar y limite o mejor prohiba el consumo de licor durante la cabalgata, lo cual fuera de ser un espectáculo bochornoso causa accidentes en el público. De no lograr este civismo, lo adecuado sería suprimirla. Es nuestro deseo que cuando se termine la feria a propios y extraños nos quede un buen recuerdo, digno de repetir.

Martha de Quintero


Consulta interna de los partidos

Este 27 de septiembre de 2009 en todo el país se reali-zarán las consultas de los partidos, para elegir directorios departamentales y municipales, Asamblea Departamental de Juventudes, Consejo Municipal de Juventudes y a su vez los precandidatos a la Presidencia de la República de Colombia de cada partido a excepción del partido conservador que le hace perder miles de millones al Estado.
Esperamos esta vez que los directorios cumplan con los re-quisitos de ley y hagan cumplir los estatutos, porque hay un sancocho en todos los partidos y es lástima gastar miles de recursos del presupuesto por solo llenar unos requisitos de los partidos, esto se debería hacer internamente en todas la sedes o por los delegados al Congreso de los partidos “para lo que hacen”, habiendo tantas necesidades en el pueblo colombiano.
No he visto en tantos años que los partidos hagan trabajos sociales a favor del pueblo o de sus afiliados, solamente se encierran en ellos mismos y esperan cuando hay elecciones, deseando que los elijan.
Santandereanos elijan a los mejores, no a cambio de dádivas, palmaditas o compra de conciencias.
Mañana nuestros hijos seguirán el mismo camino y no habrá un futuro de honesti-dad para que ellos elijan a los mejores en una democracia que ya no existe.

Luis Francisco Silva Pérez.


Culpa del establecimiento

No es mi propósito defender a nadie. Alirio Villamizar es un político santandereano que empezó, según me dicen, como suplente al Concejo de Bucaramanga, para terminar su vertiginosa carrera política como senador de la República. Alirio, como sus congéneres de todos los tiempos, no hizo cosa distinta a la de cobrar cuotas, vacunas o como se le quiera llamar para el sostenimiento de su movimiento político, cuyo principal alcahueta es el Estado que entrega su poder gubernamental en las distintas entidades, a los políticos de turno para que ellos dispongan a su antojo de todo lo relacionado con la burocracia oficial. Ese es el llamado clientelismo, yo te hago nombrar y tú me das tanto. Y eso es lo que hacen todos.
De toda esta situación el responsable no es la clase política, es el establecimiento que proporciona, con su manejo del Estado, todas estas corrupte-las conocidas desde que yo tengo uso de razón, y perdonen la distancia.
Villamizar no es más que un chivo expiatorio que, como dicen por ahí, estuvo de malas.

Luis Martín Parra Carreño

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad