Publicidad
Mié Ago 23 2017
22ºC
Actualizado 07:13 pm

El gran desafío de Bucaramanga | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-22 05:00:00

El gran desafío de Bucaramanga

Vanguardia Liberal, en la edición del domingo 13 de septiembre de 2009, publicó un interesante editorial sobre una verdad de a puño de la que en Bucaramanga y Santander no se habla, así ella sea una lacerante e incómoda realidad: nuestra región se ha convertido en destino de funestos criminales.
El gran desafío de Bucaramanga

El problema es grave en sumo grado y desafortunadamente hay un raciocinio incorrecto en amplios sectores de nuestra comunidad conforme al cual esto es un problema de las autoridades y son ellas las que están en la obligación de ponerle fin a tan delicada situación.

Pensar así es proceder como el avestruz que hunde su cabeza en la arena para no ver lo que ocurre en derredor. El conglomerado santandereano tiene un importante papel protagónico que jugar para poner cortapisa al asunto ahora, antes de que tales “visitantes” se asienten, tomen fuerza y conviertan a Bucaramanga en centro de operaciones del narcotráfico, el paramilitarismo, el sicariato y el terrorismo.

¿Qué hacer? Todos los que integran nuestra colectividad tienen, más que el deber, la obligación de no ser laxos ante la cultura “traqueta”. No cederle un solo centímetro. Ella no es difícil de percibir pues gusta del oropel y tiene manifestaciones muy evidentes. Si quienes viven en una comunidad se muestran complacientes o indiferentes ante ella, la fuerza arrasadora del dinero fácil en poco tiempo contaminará todos los sectores y actividades sociales y económicas y antes de que nos percatemos, Bucaramanga se habría convertido en epicentro de narcotraficantes y delincuentes de toda laya.

Repasar lo que ha vivido Colombia en los últimos 40 años y de las estrategias y tácticas de los “capos” para penetrar un medio social es recomendable. El dinero de mala procedencia gusta “alojarse” en casinos, centros de diversión nocturna, boutiques, autos lujosos, el mundo de las pasarelas, invierte en sectores sanos para que nadie sospeche de su procedencia como la finca raíz, entre otros. Frente a ello debe haber vigilancia, permanente y celoso control de de las autoridades. Pero ello no basta.

¿Por qué? Porque si la sociedad no actúa, la fuerza del dinero mal habido rompe todos los diques que monten las autoridades. Sólo la moral y la ética de quienes conforman una comunidad logra aislar a los mafiosos. Desde el seno de los hogares se deben disparar las alertas para que nadie se deje deslumbrar con los raudales de dinero “fácil” y no caiga en la tentación y en las atractivas trampas que los “capos” de tal cáncer tienden a jóvenes y adultos.

Si las alertas sociales no funcionan, la cultura “traqueta” penetrará el tejido social y corroerá todo. Bucaramanga debe mirarse en tres amargos espejos, Medellín, Cali y México y tomar la decisión inquebrantable de levantar un fuerte dique que impida que el espejismo que tales delincuentes ofrecen logre contaminarnos.          

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad