Publicidad
Mié Ago 23 2017
20ºC
Actualizado 07:35 am

Palabras Inútiles | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-22 05:00:00

Palabras Inútiles

Hay días en que uno tiene que cambiar de manera abrupta el tema de la columna, y no hablar, por ejemplo, de las últimas andanzas de nuestra clase política mafiosa y rufianesca. Y a lo mejor los lectores, desocupados lectores, salen beneficiados, pues el reeleccionismo y sus conexos, nos han vuelto monotemáticos.
Palabras Inútiles

Sea lo primero resaltar la grandiosidad del concierto de Juanes en La Habana. El poder de la música no tiene límites, para bien o para mal; en este caso, sin duda, para bien. Cuba demostró, una vez más, por qué es música, por encima de cualquier circunstancia política, social o económica. La música será su redención. En relación con la población de Cuba y de La Habana, ha sido el concierto más grande de toda la historia de los conciertos populares del mundo. Pero no fue majestuoso solo por la cantidad. Los cubanos han llenado la Plaza de la Revolución José Martí en muchas ocasiones. Fue también la calidad de la música que, por supuesto, estaba asegurada de antemano. Como afirmaba Hermann Hesse, “arte es la contemplación del mundo en estado de gracia.” Pero el estado de gracia se me esfumó de pronto al enterarme de la muerte de Silvia Galvis Ramírez.

Silvia era una mujer, un ser humano, excepcional. Una mente brillante caracterizada por su compromiso indeclinable en defensa de la dignidad humana. Férrea, valiente y obstinada en llegar hasta las últimas consecuencias en sus convicciones políticas y en la denuncia de la corrupción y la injusticia. Su vida, habría podido ser “color de rosa”, pero optó por el compromiso social, por la modestia socrática, que la llevaron, desde joven, a adquirir una rara áura de sabiduría, que supo transmitir a varias generaciones de periodistas y de alumnos de periodismo y ciencia política en la región y el país. Su legado de vida y su obra escrita serán testimonio imperecedero. El periodismo nacional, serio y comprometido, la libertad de expresión y de prensa están de luto. Siento y lamento de verdad su temprana partida, que hace pensar en la impermanencia y la fragilidad de la vida. Junto con mi familia, expreso nuestra condolencia a la familia Galvis Ramírez.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad