Publicidad
Publicidad
Mar Dic 6 2016
22ºC
Actualizado 10:06 am

Oasis | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-23 05:00:00

Oasis

Un joven inquieto y desubicado fue donde un sabio hombre que atendía a la gente debajo de un añoso roble. Se acercó, hizo una reverencia y le dijo: Dicen que nacimos para ser felices, ¿dónde está la felicidad?
Oasis

El sabio lo escuchó con amor y le dijo suavemente: Regresa mañana temprano, acá te espero.

El joven volvió y no había nadie, se puso a esperar, pero el sabio no aparecía. Entonces se le ocurrió sentarse debajo del árbol y, estando ahí, llegó un hombre y le consultó sobre la felicidad.

El joven se vio de pronto dando respuestas que le llegaban a la mente y el visitante asentía mientras oía: La felicidad nunca está afuera, nace del amor y de sintonizar con Dios. No dejes que dependa de nada externo a ti...

De pronto el joven miró bien y vio que el visitante era el sabio disfrazado. Así le enseñó que las respuestas están adentro.

*************

Dios mío, dame el asombro de los niños para verte en tantas maravillas y no acostumbrarme a los milagros.
El milagro del sol que nace, de la luna que brilla, del agua que canta en el río, de la brisa refrescante.
El milagro del amor, del bebé que dormita, del anciano sereno, del obrero que suda en su fatigosa labor.
No permitas, Señor, que la rutina o el pesimismo me conviertan en un amargado o un resentido.
Quiero amar la vida, valorar los amigos, disfrutar los colores, los aromas y todos los espacios.
Cada día llega con hermosos regalos para aquel que sabe maravillarse y valora las cosas pequeñas.
“La estrella vibra en un grano de arena y cada flor refleja todo el mundo” decía el poeta William Blake.
Y agregaba: “El infinito azul tus manos llena. La eternidad se vive en cada segundo”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad