Publicidad
Lun Feb 20 2017
21ºC
Actualizado 06:05 pm

Decir amiga.¬Ö | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-24 05:00:00

Decir amiga.¬Ö

Decir amigo es decir juegos, escuela, calle y ni√Īez, ¬Ödecir amigo es decir lejos y antes fue decir adi√≥s¬Ē, texto de la hermosa canci√≥n de Serrat, que me sirve de pretexto para poder empezar a escribir sobre la amiga que fue Silvia Galvis para mi, ante el dolor profundo por su muerte sorpresiva.
Decir amiga.¬Ö

Y precisamente, Silvia, no fue mi amiga de infancia, ni de juegos, ni de calle, fue la amiga de ahora, pero de un v√≠nculo s√≥lidamente construido de largo aliento, de casi cerca de veinticinco a√Īos, en los cuales las coincidencias de criterios, la cercan√≠a afectiva y la escucha atenta y rec√≠proca, fueron creando una amistad profunda y entra√Īable.

Hace dos d√©cadas Silvia me invit√≥ a participar como columnista de Vanguardia Liberal anim√°ndome a ordenar mis ideas y construir opiniones sobre los temas que me apasionaban; en ese entonces, la cr√≠tica situaci√≥n de la ni√Īez colombiana y el abandono estatal, reflejado en enormes tasas de maltrato infantil, abuso sexual y vinculaci√≥n de las ni√Īas a la prostituci√≥n. Inici√© la columna quincenal en 1989 y precisamente quer√≠a escribir sobre estos veinte a√Īos, sin llegar a pensar que √©sta se volver√≠a una columna de palabras agradecidas por su vida y su amistad, ante su muerte inminente del domingo pasado.

Escribo para dejar testimonio de sus sentimientos y emociones con relación a su papel de abuela, tema del que hablamos muchas veces, cuando me contaba sus alegrías en su relación con las nietas. Yo, abuela también, pude compartir esa sensación mágica de acercarse a los hijos de los hijos, con un amor inaudito y desconcertante. Escribo también para reconocer en ella a la defensora de los derechos de las mujeres, tema directamente relacionado con mi opción de vida y en el que en muchas ocasiones recibí su respaldo y apoyo.

Escribo para destacar su pensamiento firme y pleno de compromiso en defensa de las personas en cualquier estado de debilidad. Escribo para agradecer su existencia en medio de tanto caos social y celebrar su vida recta, honesta, certera, su pensamiento libre y directo, que tanto combatió la desigualdad social y la corrupción persistente en nuestro país. Y también escribo para sanar este dolor intenso, como una despedida de palabras sencillas y afectuosas que sellan una honda y hermosa amistad.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad