Incapaces e irresponsables | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-24 05:00:00

Incapaces e irresponsables

Son los calificativos que, al juzgarlos bondadosa y generosamente, se le pueden endilgar a los funcionarios de la administración municipal liderados por Tránsito, con ocasión del desorden, del reinado del licor y del vicio, de la anarquía y el bochinche que dieron en llamar Feria.
Incapaces e irresponsables

El comportamiento de las autoridades a las que correspondía organizar y controlar el desarrollo de las actividades sin permitir que se causara traumas, incomodidades y desafueros, fue desastroso y por ende, demostraron su incapacidad y su irresponsabilidad cuando permitieron que la ciudad se convirtiera en un villorrio sin Dios y sin Ley, donde el gamonal imponía su criterio y prioridad, los conductores de taxis, buses y motocicletas convirtieron la ciudad en sus pistas de violación a las normas y hasta el maltrato animal blandeó airoso en las humanidades de los jinetes que se solazaban haciendo sufrir a sus cabalgaduras.

Naturalmente que la nota sobresaliente de incapacidad supina la puso Tránsito al no ser capaz de organizar con debida antelación el cierre de las vías e indicar las rutas de movilidad para el desplazamiento automotor de quienes necesitaban trasladarse de un lugar a otro en el fin de la famosa Feria Bonita.

Las congestiones estuvieron a la orden del día y de la noche y el famoso operativo que con bombos y platillos se anunció sobre el cobro de un millón de pesos a quien se sorprendiera manejando embriagado, solo sirvió para que los avivatos y abusivos tuvieran la oportunidad de encarecer sus paladas ante infractores seleccionados y atalayados. Porque en los sitios donde más se requería de autoridades de tránsito, nunca aparecieron y los pocos que salieron oteaban el panorama y las oportunidades más provechosas para sus intereses personales.

No existe definitivamente planificación debida para atender aglomeraciones y manifestaciones, con la correspondiente previsión que tales eventos demandan, a fin de no quebrantar el normal desarrollo de las actividades de todos los demás ciudadanos. Por eso seguiremos siendo un pueblo desordenado, con manifestantes maleducados y con autoridades incapaces e irresponsables. Definitivamente, las Ferias así, son el opio distractor para el pueblo.

ESCRITOR ITO

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad