Búcaros para Silvia | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Dic 16 2017
26ºC
Actualizado 03:06 pm

Búcaros para Silvia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-24 05:00:00

Búcaros para Silvia

Anoche  me asedió un extraño, inquietante  y fúnebre sueño. Bajo una bellísima alfombra de flores rojas, al pie de un búcaro -  cedro, yacía el cadáver de Silvia. Lo velaban Alberto, Sebastián y Alejandra. Se escuchaba un Lied de Schubert: A Silvia, compuesto para una de las amadas de Los dos hidalgos de Verona,  de Shakespeare.  
Búcaros para Silvia

En mi sueño desfilaban ante el féretro los personajes de las novelas de Silvia: doña Soledad Román, doña Gregoria del Haro y don Rafael Núñez, el detective Bruno Nolano, La mujer que sabía demasiado, El Jefe Supremo, los García Márquez (sin Gabo), María Cano y Catalina Daniels. Era la tumba de esa mujer maravillosa, escritora y periodista que se marchó repentinamente de este mundo hace pocos días. Silvia era la vida, el coraje, el entusiasmo. Jamás imaginé su muerte ni pensé nunca que emprendiera antes que yo el  viaje sin retorno. Después… Se presentó muy vívidamente en mi fantasía onírica el retrato de  Ofelia de la Tate Gallery londinense pintado por Sir John Everett  Millais, artista de la “hermandad prerrafaelita”. Ofelia, suicida y ahogada a quien cantó Shakespeare en Hamlet: “Fell in the weeping brook, her clothes spread wide; /and, mermaid like, a   while they bore her up: / which time, she chanted snatches of old tunes”/ ¿Por qué Ofelia y Hamlet? Por el enigma de la vida y la muerte.

“To be or not to be. That is the question” se preguntó Hamlet y pensó en  todo esto al contemplar  la calavera de Yorick, el bufón. ¿Y por qué la flor del búcaro -  cedro? Porque en ciertas épocas del año las flores del búcaro -  cedro (Erythrina poeppigiana) embellecen  a Bucaramaga, nuestra ciudad. Su color  va desde el anaranjado - pálido hasta el rojo -  escarlata. Se agrupan en inflorescencias de 10 a 20 cms. de largo, con gran cantidad de botones florales que se van abriendo progresivamente. A medida que se abren hacia el ápice de la inflorescencia las flores se van desprendiendo y forman una alfombra roja debajo del árbol. Se dice que el nombre de nuestra ciudad proviene de las palabras “manga” y “búcara”, terreno de búcaros. La flor del búcaro es la flor emblemática de nuestra ciudad.

En la época de floración, que suele ser en el periodo de sequía (verano tropical) de enero a mayo, este árbol despojado de su follaje se cuaja de flores rojas o escarlatas y origina un espectáculo de extraordinaria belleza, sobre todo cuando tiene de fondo un fuerte azul celeste o el verdor de una montaña.  Algunas personas de nuestra ciudad (que debieran estar mejor informadas) no distinguen la flor del búcaro (Erythrina poeppigiana) de la flor del tulipán africano, (Statopedea campanulata), vulgarmente  conocida con  el nombre de “miona” porque al llenarla de agua y oprimirla, expele un olor poco agradable. Hoy, en mi senectud, he evocado los juegos infantiles. Jugábamos con las mionas llenándolas de agua como si fueran pistolas y las disparábamos a nuestros amiguitos para mortificarlos. ¡Ah niñez inolvidable, tan lejana ya!

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad