Adiós Silvia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-25 05:00:00

Adiós Silvia

La muerte, a pesar de ser la √ļnica realidad absoluta, no deja de sorprendernos cada vez que golpea cerca de nosotros, caus√°ndonos un torbellino de sentimientos dif√≠ciles de manejar, pues la vida debe continuar y de hecho contin√ļa con la misma intensidad que ten√≠a antes de vivir la muerte de las personas que componen el n√ļcleo social en el que nos movemos.
Adiós Silvia

Toda muerte nos duele, pero hay algunas que nos tocan más que otras, en razón a la forma como el ejemplo de quien se va ha ayudado a formar nuestra propia cultura.

Los humanos crecemos apoy√°ndonos en lo que aprendemos y en lo que captamos de quienes interact√ļan con nosotros; √©sta es nuestra vivencia en relaci√≥n con Silvia Galvis Ram√≠rez a quien conocimos a trav√©s de sus escritos, aprendiendo que quienes gozamos del favor de los medios de comunicaci√≥n tenemos m√°s obligaciones con nuestros lectores, que las que tenemos con nuestros intereses.

Escribir es un compromiso social que debemos enfrentar con ética, coraje, determinación y honradez de criterio, a fin de que quienes nos lean puedan pensar con la misma libertad con que nosotros publicamos.

Eso lo aprendimos de Silvia leyendo sus columnas y viendo cómo carecía del miedo que acobarda; de los intereses personales que obnubilan y de otros propósitos diferentes al de decir lo que sentía, cómo lo sentía y a la hora en que lo sentía.

Siempre nos impresionó la mordacidad al expresar sus ideas haciendo gala de la reciedumbre que teníamos los santandereanos, que por una u otra razón hemos ido perdiendo al paso de las nuevas generaciones y que, consideramos, debe rescatarse para evitar que aquello que hizo grande este pueblo, acabe convirtiéndose en un simple dato histórico cultural.

Si hubiera m√°s gente con el car√°cter que ten√≠a Silvia, hoy no tendr√≠amos que pasar la verg√ľenza p√ļblica que nos atormenta cuando miramos qui√©nes y c√≥mo son los que fungen como pol√≠ticos regionales.

Por eso lamentamos la pérdida de quien nos deja su ejemplo como una herencia que debemos implementar y hacer crecer para volver a ser ese pueblo verraco que alguna vez fuimos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad