Un debate con altura | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-25 05:00:00

Un debate con altura

La celebración de los noventa años de Vanguardia Liberal sirvió de escenario para uno de los debates democráticos más profundos que hayan tenido lugar en los últimos años en nuestro país. Dos gigantes en el concierto político nacional, originalmente militantes en el mismo partido, hoy profundamente separados entre sí por concepciones ideológicas y estilos de liderazgo, enfrentaron abiertamente sus tesis sobre el futuro inmediato de la política local, ante un auditorio motivado por el vigor de la trascendental polémica.
Un debate con altura

El expresidente César Gaviria y el Jefe de Estado, Álvaro Uribe, haciendo gala de contundentes a la vez que dispares estilos retóricos, ambos caracterizados por modernas versiones de discurso político, expresaron sus particulares visiones del país, a la vez que propusieron caminos a seguir en la conducción del mismo.

El antiguo Secretario General de la OEA, valiéndose del coyuntural origen galanista de su acceso a la Presidencia de la República, tomó como soporte de sus argumentos, los imborrables principios sentados por Luis Carlos Galán, para defender las instituciones de la Constitución de 1991. Salió así en defensa de la autonomía de la Corte Suprema de Justicia y de la Corte Constitucional, esta última, creada con la nueva Carta Fundamental. Cuestionó Gaviria al Presidente Uribe sobre su estilo agresivo frente a sus contradictores, a tiempo que le señaló la importancia que para la democracia tiene la renovación de los conductores de la Nación.

Uribe respondió, haciendo gala de su prodigiosa memoria, para exponer en cifras estadísticas, las realizaciones de su mandato, en el combate de la insurgencia y el delito, y, en el mejoramiento de los indicadores económicos, concluyendo su intervención expresando con emocionada elocuencia, su deseo de continuar sirviendo a los colombianos, con su Seguridad Democrática.

Gaviria actuó como Jefe Único del Partido Liberal, sentando firme posición frente a la segunda reelección del actual Presidente, mientras Uribe no ocultó sus intenciones reeleccionistas. Los planteamientos no admiten cuestionamiento. Vendrá el proceso de construcción de una propuesta de plan de gobierno para quien resulte electo en la consulta interna del liberalismo. Arduo camino espera para dotar de imagen y buscar fuerza a un candidato, que de no ser el propio César Gaviria, ausente de la consulta, no se ve asomar. Uribe, se atendrá a la popularidad que su carisma y las estadísticas le imprimen. La Corte Constitucional, al definir sobre la juridicidad del referendo, tendrá en sus manos el futuro político de Colombia.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad