2.358 huecos en las calles bumanguesas | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 10:22 pm

2.358 huecos en las calles bumanguesas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-15 05:00:00

2.358 huecos en las calles bumanguesas

Dos mil 358 huecos ‘mal contados’ registra hoy el pavimento de la capital santandereana.
2.358 huecos en las calles bumanguesas

La cifra hace parte del barrido hecho hace un mes por los estudiantes de la UIS para establecer el daño de la malla vial. Lo más triste del asunto es que la cifra destinada este año por el Gobierno Local para el resello de vías en la ciudad ($1.000 millones), equivale a sólo el 0,2% del dinero necesario para solucionar este problema ($450.000 millones).

El mismo estudio de la UIS condujo a otra conclusión: si pudieran ‘unirse’ todos los huecos que hoy se anidan en la capa asfáltica, el Gobierno Local debería buscar recursos para tapar un gigantesco ‘cráter’ de 7,5 kilómetros cuadrados.

Y aunque la secretaria de Infraestructura local, Silvia Inés Pérez Lesmes no se atrevió a avalar esta cifra de ‘cráteres’ porque, según ella, está haciendo su propia radiografía; los conductores que recorren la ciudad aseveran que el número de huecos puede ser mayor, pues cada día aparecen más baches en las calles.

Lo que sí reconoció la funcionaria es que son evidentes los daños estructurales registrados en la actualidad en la malla vial de la capital santandereana. Es tan grave la situación, que de los 453 kilómetros de capa asfáltica, el 90% ya cumplió su tiempo de vida útil

 Los huecos, causantes de accidentes, trancones y verdaderos daños al parque automotor, están a lo largo y ancho de esta capital, y su presencia es aún más caótica en sectores como: Cabecera, Morrorrico, Provenza,  Ciudadela, Quebradaseca, la Calle 45 y sobre todo la autopista que de Bucaramanga conduce a Girón.

“Muchas veces, por esquivar un hueco uno no se da cuenta y pasa sustos”, afirmó el taxista Giovanni Fonseca, mientras recordaba que hace algunas semanas atropelló a un motociclista por sacarle el quite a uno de los huecos de la avenida Quebradaseca.

¡No hay plata!

Pérez Lesmes sentenció que sólo para este año se dispusieron $1.000 millones para atender los puntos críticos de la ciudad en materia de huecos. Otros $500 millones se ejecutarán en las vías de los barrios.

La cifra resulta ‘irrisoria’ si se considera que la misma Secretaria de Infraestructura admite que para recuperar toda la malla vial de la ciudad se necesitaría invertir cerca de $450 mil millones.

La funcionaria salió además en defensa de su despacho y precisó que durante los primeros meses de 2008 se han ejecutado obras de parcheo y resello en varias vías, como por ejemplo: la calle 33 entre carreras 15 y 16; la carrera 38ª, entre calles 45 y 49; la vía de acceso a Las Colinas y el barrio Lagos del Cacique, por mencionar sólo a algunas zonas.

Precisó que “para erradicar el problema de la constante aparición de huecos en la malla vial se necesitaría la recuperación total de la estructura del pavimento. De manera real, el 90% de la malla vial de Bucaramanga ya superó el tránsito promedio diario para el cual fue construida en su época”.

“De parte de este Gobierno debo decirles que se programó la realización de estudios y diseños para mejorar la estructura del pavimento, y recuperar algunos sectores críticos. ¡Claro! dependiendo de la disponibilidad presupuestal se ejecutarían estas obras”.

LA VOZ DEL EXPERTO

Vanguardia Liberal recorrió algunas calles de la ciudad junto con el ingeniero civil Carlos Cardozo, quien entregó un parte técnico de los que a su juicio son los mayores desperfectos detectados en la capa asfáltica de la capital santandereana.
Según esa revisión, los daños se pueden catalogar de tres tipos:
“El primero es el conocido de manera popular como ‘piel de cocodrilo’, que no es otra cosa que las fisuras registradas en el pavimento y que dan cuenta del desgaste de las vías”.
El otro daño es el que se llama ‘ojo de pescado’, que evidencia el ‘descascare’ de la capa asfáltica.
Y el último es el hueco propiamente dicho, que obliga al resello inmediato.
En el diagnóstico del deterioro vial no pueden olvidarse las zanjas que dejan abiertas las entidades de servicios públicos.
Cardozo cuestionó el hecho de que a pesar de existir un acuerdo que obliga a las empresas a tapar las zanjas cuando adelantan las reposiciones de redes, muchas hacen caso omiso de la norma.
¿Qué se debe hacer?
El ingeniero respondió que se deben emprender dos tipos de trabajos:
“Uno es el del reparcheo propiamente dicho, el cual le apunta a solucionar zonas álgidas, donde los obreros de Infraestructura llegan y hacen el respectivo reemplazo de la estructura”.
“El otro frente de acción es el de la repavimentación, que en ‘concreto’ es una recuperación completa de la vía, tal como se hizo hace algunos años sobre la carrera 9”, puntualizó.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad