El momento para ser audaces | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-27 05:00:00

El momento para ser audaces

El gobierno de Uribe ha invertido miles de millones de pesos en el sector agropecuario en forma de subsidios, créditos y de beneficios. Ha aumentado considerablemente la protección a los productos del campo, dilató la aprobación del TLC hasta que tuvo el visto bueno de los terratenientes y ha demorado o desfigurado otros acuerdos de libre comercio para satisfacerlos.
El momento para ser audaces

Esta semana se ha revelado que los est√≠mulos y cr√©ditos a la producci√≥n agropecuaria han sido casi exclusivamente para los ricos del agro. Lo que suscit√≥ el esc√°ndalo fue que una de las beneficiarias es la reina de belleza de Colombia, pero ya se conoc√≠a desde su lanzamiento que la pol√≠tica de ¬ďAgro Ingreso Seguro¬Ē iba a contribuir a acentuar la concentraci√≥n del ingreso y de la riqueza en el campo sin claros efectos sobre la producci√≥n, con consecuencias negativas sobre el mercado laboral y sin aportar al mejoramiento de las condiciones de abandono y extrema pobreza en las que vive la poblaci√≥n rural.

A pesar de todo el esfuerzo oficial y de esa cuestionable transferencia masiva de recursos a las √©lites regionales, o quiz√°s por eso mismo, la agricultura no ha levantado cabeza. El producto agropecuario crece menos que el PIB y la participaci√≥n de las exportaciones agropecuarias en las exportaciones totales ha descendido durante las administraciones Uribe I y II. Al mismo tiempo se ha acentuado el desplazamiento violento de campesinos y el despojo de tierras de peque√Īos tenedores rurales. Se est√° desperdiciando el potencial del campo colombiano.

Es decepcionante que unos empresarios de cultivos como el de la palma africana, que es uno de los que podr√≠an servir de base para generar ese dinamismo agro exportador, est√°n en la lupa de los grupos defensores de los derechos humanos en el mundo porque supuestamente han adquirido parte de sus tierras mediante desalojo y despojo violento de propietarios campesinos o colonos. Esto ha atra√≠do la atenci√≥n de medios europeos, arruinando de paso el mercado para el producto. Empresas que se aprestaban a comprarlo como L¬íOreal, se encuentran ahora cuestionadas por la opini√≥n p√ļblica. Es posible que los empresarios est√©n siendo injustamente se√Īalados. Pero si lo hicieron no son un caso aislado. La migraci√≥n forzosa, el desplazamiento y la consecuente intensificaci√≥n del problema laboral est√°n vinculados a la pugna por la tierra.

De Brasil se dec√≠a que era una India con una B√©lgica adentro. De Colombia no tardar√°n en decir que somos un Congo con una Costa Rica adentro. Lo preocupante es que el ¬ďCongo¬Ē ha pasado a gobernar y est√° imponiendo el estilo, la ideolog√≠a y la l√≥gica que regulan la acumulaci√≥n de tierras, la violencia y las relaciones sociales y econ√≥micas del campo. ¬†

La situaci√≥n del sector agropecuario colombiano es uno de los aspectos cr√≠ticos en los que se pueden establecer diferencias entre lo que har√≠a Uribe III y las alternativas que pueden ofrecer los partidos de oposici√≥n. Para salir de √Āfrica, el campo colombiano necesita todo Un Nuevo Pacto Rural y la oposici√≥n debe aprestarse a ofrecerlo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad