El conflicto interno boliviano (III) | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-27 05:00:00

El conflicto interno boliviano (III)

Evo y su equipo de gobierno carecen de preparación económica.  No se dan cuenta de que es contraproducente echar a pique la economía con medidas políticas populistas.
El conflicto interno boliviano (III)

Para llegar al poder Morales hizo infinidad de promesas que ahora no puede cumplir por falta de dinero.

Para cumplirle con bonos a los ancianos, sin medir las consecuencias, decidió quitarle las regalías que después de muchas luchas habían logrado las provincias donde se explotan los hidrocarburos, argumentando, no sin razón, que debían repartirse proporcionalmente a la población, o sea, en concreto, favoreciendo a las provincias del altiplano partidarias del gobierno en desmedro del Oriente. Vino la rebelión y Evo terminó matando la vaca lechera en lugar de cuidarla y ordeñarla. También, cual mendigo, se echó en brazos del jeque Chávez quien le envía algunos dineros que no le bastan para cumplir las expectativas; hoy comienza a cundir el descontento y la frustración en diversos grupos sociales.

Las imprudentes políticas gubernamentales están desanimando la inversión y fomentando el desempleo. Así por ejemplo, uno de los conductores, indígena él, me comentaba que antes tenía trabajo todos los días y ahora apenas una vez por semana por falta de turistas.

La visión económica Evista se centra en las tradiciones cooperativistas de los aymaras, que pueden dar buenos resultados en microeconomía para resolver las necesidades locales, pero no son suficientes dentro de la macroeconomía global.

Hace unos meses el gobierno atizó aún más el fuego decretando que las provincias debían pagar los platos rotos de los desórdenes fomentados por sus gobiernos prefecturales, lo que en la práctica significa que los efectos de las manifestaciones que suceden en las provincias antigobiernistas pasan en el bolsillo de las provincias mientras aquellos de las provincias afectas al gobierno son pagados por el presupuesto general.

La situación es tal que en las provincias rebeldes no se puede izar la bandera boliviana y el Presidente Morales no pude ni siquiera pisar esos territorios.
Pero el problema central reside en la terquedad de Evo, que valiéndose de unas débiles mayorías hizo aprobar una nueva Constitución de corte indigenista, centralista y autoritaria, que riñe contra la realidad boliviana y que puede conducir al desmembramiento de la nación. Ya ilustré la forma clandestina como tuvo que terminar sus labores la Asamblea Constituyente.

Las provincias ricas del Oriente no pueden aceptar que se les disminuya la autonomía que han logrado históricamente y como reacción exigen profundizarla lo que es inadmisible ya que llevaría también a desmembrar la nación.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad