Publicidad
Publicidad
Dom Dic 4 2016
21ºC
Actualizado 06:28 pm

Para Silvia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-28 05:00:00

Para Silvia

Hoy, cuando escribo estas palabras se est√° escondiendo el sol, un sol que fue esplendoroso ante un cielo cansado porque no puede enviar las gotas de lluvia que deber√≠an caer entre las hojas de los √°rboles, sobre los robles de mi infancia, sobre los cedros de mi vida, rodar por su corteza, por sus ramas, por su cuerpo, besarlo lentamente. Las gotas de invierno todav√≠a se demoran, no llegan, mientras la muerte arrasa con los seres que uno quiere, con los seres con los que uno alguna vez se entendi√≥, con los que uno, de alguna manera so√Ī√≥ mejores mundos.
Para Silvia

Y no quiero llenar de elogios a Silvia Galvis, ya son suficientes y son siempre v√°lidos e importantes. La timidez de ella seguramente no le permit√≠a aceptarlos. Ella, era √ļnica y era valiente, diferente e inteligente y sobre todo rebelde.

Silvia, me respondi√≥ una carta (rara vez lo hac√≠a), en eso fui un afortunado (todav√≠a la conservo), cuando le escrib√≠ desde Guadalupe (Santander), reclam√°ndole un espacio para escribir, para opinar, para meter ¬ďla pata¬Ē. Me dijo por escrito, venga y hablamos y as√≠, con esa invitaci√≥n, llegu√© a Vanguardia Liberal y, desde esa √©poca floreci√≥ la amistad, la risa, el humor, el atrevimiento y la escritura y la confianza de la amiga que puede estar lejos, pero siempre la amiga. Era una felicidad encontrarse con ella cuando la vida y sus ocupaciones (de ella), se lo permit√≠an.

Con su sonrisa y su generoso corazón me recibió en Vanguardia, me dijo que también había espacio para mí. Que escribiera y así lo hice y luego cuando fue directora me llamó para manejar el Dominical, esa parte del periódico que era difícil sostener, pero que por ser así, suponía un esfuerzo y a la vez una verdadera satisfacción elabórarlos y producirlo.

Silvia nunca nos llam√≥ la atenci√≥n ni nos sugiri√≥ temas. Solo re√≠a mientras nos tom√°bamos un caf√© y un poco de agua. Donaldo, me dijo un d√≠a, t√ļ sabes que sufro de insomnio y por no dormir como Balzac, le√≠a m√°s y escuchaba ese mundo nocturno tan diferente al diurno. Por eso era mordaz y por eso ten√≠a tan fino humor. Silvia nos empujaba a la cr√≠tica y a la rebeld√≠a tan necesaria para vivir y para morir. Generosa al extremo y aguerrida. T√≠mida y libre, mujer todo el tiempo y a pesar de su aspecto fr√°gil con su inteligencia volaba, arrasaba.

Durante mucho tiempo no la volví a ver porque andaba escarbando archivos, pero cuando la volví a ver estaba mejor y más libre y feliz.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad