Entre Smithers y Arias | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-09-28 05:00:00

Entre Smithers y Arias

Pensé que era una broma en cadena, de esas que ridiculizan a los políticos del mundo, en especial –por razones espaciales– a los que tienen que ver con nuestros contextos colombiano y latinoamericano. Por supuesto, me pareció ridículo el contenido del mensaje, pero también lo consideré interesante, así que respondí y pedí que me confirmaran si era broma o no, dado que en este país macondiano uno nunca sabe si la gente está hablando en broma o de veras; pero después de enviado el mensaje, por el contenido gráfico, pude deducir que no se trataba de broma alguna.
Entre Smithers y Arias

El mensaje (transcrito como llegó) comienza así: “En un acto sencillo acompañado solo de su esposa Catalina Serrano y su hija Eloísa, Andres Felipe Arias inscribió oficialmente su candidatura en el partido conservador”. El hombre (acompañado y solo a la vez, según el texto) firmó su inscripción y pronunció estas palabras: “He venido a inscribirme, acompañado por mi familia, a ratificar mi compromiso con Colombia, con el presidente Uribe y con el partido Conservador. Aprovecho este momento de la inscripción para enviarle un mensaje al presidente Uribe: presidente Uribe, cuente conmigo, y si el referendo pasa, cuente con nosotros; presidente Uribe, este partido jamás lo va a enfrentar a usted; presidente Uribe, voy a recorrerme este país defendiendo nuestra obra y todo lo que hemos logrado; presidente Uribe, vamos a demostrar que Colombia cambió; presidente Uribe, vamos a impulsar el referendo, y si por algún motivo no sale adelante, tenga la tranquilidad de que aquí estoy yo”.

Después de ver toda la información alrededor de este engendro de la politiquería colombiana acerca de su terrible gestión como ministro de agricultura, y de saber de su distribución de tierras y dinero para los más pudientes, a expensas de los más pobres, no puede creerse que el intento de discurso de este personajillo sea lambiéndole al Presidente, por encima de cualquier circunstancia, como única bandera proselitista. Hubiese podido disimular un poquito y hablar de proyectos y hacer promesas de esas que acostumbran los políticos en estas épocas preelectorales; pero no, a este no le interesa más que agradar a su amo, como Smithers, el de los Simpson.

No sé si se trata de una estrategia reeleccionista (como que si no es el Presidente, miren la clase de lumbrera que nos tocaría), pero definitivamente la candidatura de este tipo no debiera pasar de ser una broma de mal gusto. Si me tocara elegir entre estos dos lambones, preferiría a Smithers, que cuando menos tiene cerebro.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad