Gobierno – Oposición | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-02 05:00:00

Gobierno – Oposición

Ya han trascurrido casi dos siglos desde el llamado Grito de Independencia y todavía no hemos entendido cómo debe funcionar la democracia política. En los comienzos de nuestra República, las ideas políticas se discutían en los campos de batalla. Los centralistas dirigidos por Antonio Nariño y los federalistas comandados por Camilo Torres. Más tarde, disuelta la Gran Colombia, los sectores políticos siguieron con su dramático recorrido de sangre y desolación.
Gobierno – Oposición

A fines de la década del 30, una vez más se enfrentaron los federalistas y los centralistas en la llamada guerra de los supremos. Durante el gobierno de José Hilario López, los esclavistas se levantaron en armas a defender sus propiedades y su ideario político. Cuando la llamada dictadura del general José María Melo, los artesanos defendieron sus ideas hasta que fueron derrotados y arrinconados en forma sangrienta en las callejuelas bogotanas. La Constitución de 1863, ideario federal, surgió después de una sangrienta guerra civil comandada por los liberales y dirigida por Tomás Cipriano de Mosquera y José María Obando.

Los conservadores hacen la oposición en 1876 mediante un levantamiento armado con la colaboración del clero reaccionario. Y una vez más, el liberalismo hace oposición armada en 1885, después en el 95 y más tarde en la guerra de Los Mil Días. Y ya en el siglo XX, el gobierno defiende sus ideas mediante la llamada violencia política y el liberalismo se defiende con movimientos armados. Nunca ha habido en Colombia una oposición vertical, inteligente, democrática, que contribuya al enriquecimiento de las ideas y a que quienes pierden las elecciones se conviertan en la alternativa del poder.

En la época actual nos encontramos con una oposición débil y un gobierno fuerte que considera a sus adversarios como verdaderos insurgentes. Con ese rosario de escándalos patrocinados por el gobierno actual o por sus amigos, sería pertinente que la oposición realizara un verdadero combate de ideas y planteara alternativas a las actuaciones administrativas. No pudimos los colombianos asistir a un gran debate por las interceptaciones del DAS, por el porcentaje elevado de congresistas adictos al gobierno y acusados por paramilitarismo, los consejos comunales escenario de despilfarro de dineros oficiales, la Yidis política, las notarías como pago por el voto y últimamente, la entrega de dineros oficiales para el enriquecimiento de familias adineradas de la Costa Atlántica. Si estos hechos hubieran ocurrido en España, Francia o Alemania, la oposición estaría “tronando” nacional e internacionalmente. No entendemos definitivamente el esquema gobierno – oposición.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad