HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
25ºC
Actualizado 02:56 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-03 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

El cuestionar a la topa tolondra, sin argumentos, especialmente en nuestro oficio del periodismo,  y con mayor gravedad en el de opinión, es el peor acto  de irresponsabilidad e invalidez mental en contra de nuestra Colombia.

Para ampliar el uso de recursos a que pueden acceder las zonas identificadas como de economía campesina, vale la pena habilitar todos los planteles de bachillerato técnico agrícola con una especialización académica sobre administración y finanzas rurales incluyendo las características para no dejar de lado las unidades de producción con que cuentan sus familias.

Son campesinos que se están formando y no hay que hacerlos de lado; al contrario, hay que incorporarlos. Para ello sirven las instalaciones de sus colegios. Donde ello no existe, utilizar los templos, salones comunales, escuelas, etc. con el respaldo del SENA y /o convenios de esta entidad con Universidades significativas como la UIS. Por ahí está la jugada.

Pedro Fidel Ocaziónez Rugeles


Lo bueno de Uribe

Lo que dicen que es bueno de Uribe, es que trata por igual a todo el mundo.

A los de abajo les baja los beneficios y a los de arriba les baja los impuestos.

Y en las subidas por igual: a los de arriba les sube los subsidios y a los de abajo proyecta subirles la edad de pensión (a 65 añitos)

Y lo mejor, para combatir el delito, lo vuelve legal:

Sobornar es hacer patria.

Los altos funcionarios ya no roban, simplemente le otorgan sus pesitos pues cumplen las condiciones: tener plata y ansias de ella.

Víctor Navarro

Voto secreto

En las pasadas elecciones de  candidatos de los partidos se violó un principio Constitucional cual es que el voto debe ser secreto.  La autoridad electoral no tuvo en cuenta que deben existir los mecanismos necesarios para impedir que las demás personas conozcan la orientación política del sufragante.

Por esta falta de reserva de su voto muchas personas fueron víctimas de la ignorancia supina de algunos  que llamaron “chavistas” o “guerrilleros” a quienes depositaron el voto por el PDA. El ciudadano debe ejercer su derecho de sufragio sin temer represalias o consecuencias adversas, sin embargo, esto no fue así ya que el sistema permite identificar fácilmente la decisión tomada por el elector. Mecanismos como éste hubieran facilitado aún más el exterminio de los miembros de la Unión Patriótica en el pasado por cuenta del terrorismo de estado.

William Sarmiento Gómez

Identidad

Yo que soy un bumangués nacido en Pamplona, tengo que armonizar mi existencia, con la unidad de origen del Estado Soberano de Santander, que se traduce en un estado permanente de la esencia. Mi propia naturaleza, se asemeja a la dualidad de dos ciudades: Pamplona señorial y gélida. Bucaramanga, de modesto origen (asentamiento de indios y negros buscadores de oro) y de temperatura agradable. Los Chitareros, que moldean mi impronta, ocupaban la bella extensión de la meseta de los búcaros; mis hermanos mayores, los Chitareros, en un paraje cerca al río Pamplonita, cegaron la vida del conquistador alemán Ambrosio Alfinger.

Nuestra historia la unen los pueblos aborígenes y la sangre, en todos los sentidos, de los españoles.  De un lado muerte y desolación. Y por otro lado fué la simiente del origen que, marcó el rumbo de la identidad en el planeta: se materializó en la belleza de nuestras mujeres (“Eran más amorosas de lo que era menester, en especial para los españoles”).  La diversidad étnica, aglutinó la belleza en toda la extensión de la palabra.

España, mi bella España, es la paradoja de Europa, el velo de su misterio, es el acertijo para entretener nuestros pensamientos.  El suelo de España lo han pisado gentes venidas de todas partes. Espiritualmente es uno de nuestros sustentos.  La sangre de fenicios, árabes, romanos, celtas, íberos, germánicos, y la misteriosa de los vascos, irrigaron el suelo de España.  En ése pedazo del planeta, la ebullición de un pueblo se hizo realidad: tres mil años llenaron de pasión el ovillo racial y difuminaron por el mundo los cambios más profundos que la historia haya relatado.

En mis sueños me identificó con mis hermanos mayores, los aborígenes que labraron está tierra y le dieron color y sabor a la vida.  Hacen parte de mi hermandad los Gitanos, que en España se hicieron místicos.  Todo el sabor Moro de España se quedó en mis sentidos Resuenan en mis sentidos los tambores del Lumbalú.  La música con todo su contenido, racial y sensual, del alma española y el suave rasgar del tiple de la cañada.  El espíritu de España penetró en mis sentidos y la armonía corre por cuenta del indígena que advierte mi corazón.

Una cara, dos caras, mil caras son mi sentimiento y mi identidad.

Uriel Bautista Gamboa

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad