Mercedes Sosa continúa grave y se multiplican los rezos por 'un milagro' | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-03 15:06:47

Mercedes Sosa continúa grave y se multiplican los rezos por "un milagro"

La popular cantante argentina Mercedes Sosa, internada en un sanatorio de Buenos Aires, continúa en grave estado, mientras las cadenas de oración se multiplican a la espera de "un milagro" que mejore la salud de la artista.
Mercedes Sosa continúa grave y se multiplican los rezos por 'un milagro'

Los rezos que pidió el hijo de la cantante, Fabián Matus, y los deseos de mejora se sucedieron en las últimas horas de la mano de artistas y allegados que visitaron a "la Negra" Sosa", que ayer recibió la unción de los enfermos de parte del sacerdote Luis Farinello, quien dijo que ahora "solo resta esperar un milagro".

Miles de seguidores de la cantante, en tanto, siguen inundando el libro de visitas de su página web oficial, mientras el sitio abierto en la red social en Internet Facebook se colma de mensajes de reconocimiento y apoyo.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, también se comunicó ayer con Matus para ponerse "a entera disposición" de la familia de la artista, internada con pronóstico reservado, precisaron allegados a la intérprete.

El estado de salud de la cantante se agravó en las últimas horas como consecuencia del deterioro de sus funciones orgánicas, según el último parte médico, mientras se espera otro reporte para las próximas horas.

Sosa, de 74 años, continúa en coma farmacológico y con respiración asistida en la unidad de cuidados intensivos de la clínica a la que fue ingresada el pasado 18 de septiembre por una afección hepática que se complicó con problemas cardiorrespiratorios.

La cantante, nacida en San Miguel de Tucumán (noroeste) en 1935, es la intérprete folclórica más premiada de Argentina, cuyo último trabajo, "Cantora", con reconocidos artistas, se convirtió este año en un éxito de ventas en Argentina.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad