¡Heil Uribe! | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Ene 21 2018
25ºC
Actualizado 06:12 pm

¡Heil Uribe! | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-16 05:00:00

¡Heil Uribe!

Acaba de presentarse al Congreso el proyecto más importante en la historia del país, al lado del cual los demás en el pasado, presente o futuro, serán poca cosa, niñerías, pequeñeces.
¡Heil Uribe!

Se trata, virgen del Socorro, de que todo indio, extranjero y extraterrestre que habite el territorio colombiano, se pare como Uribe, ponga cara de Uribe, blanquee los ojos como Uribe y, sobre todo, que se ponga la mano en el pecho como se la pone Uribe cuando oye el himno nacional de Colombia y el de los Estados Unidos.

Este proyecto, del ilustre senador santandereano Óscar Reyes –a quien deberíamos hacer un busto como el de Natalia París, para verlo más prominente-, lleva a la práctica diaria la veneración que el rebaño colombiano profesa por su salvador, su mesías. Y es que no sólo hay que adorar a Uribe en el silencio de las encuestas, hay que hacerlo explícito en las calles, costureros, estadios, colegios, consejos comunales y en el seno de las familias de manera que los padres, antes de comerse con sus hijos uribistas los frisolitos con arepa desabrida, pongan a sonar el himno nacional (el de Colombia o los Estados Unidos), y hagan que sus pequeños se disfracen de Uribe y se pongan la mano en el pecho.

Gracias a osquitar vamos a estar como la Alemania de Hitler –pasada reencarnación de Uribe-, cuando fue obligatorio el ¡Heil Hitler!, acompañado de tronco´e taconazo, en el caso militar. En esa época, cuenta la historia, los carteros gritaban ¡Heil Hitler! y estiraban el brazo al entregar la correspondencia; igual tenían que hacer los estudiantes antes de responder al profesor nazi y hasta existe una pintura en la pared de una escuela alemana que representa al príncipe dirigiéndose a la bella durmiente, pero no le da un beso, sino el saludo hitleriano.

También, en esa era uribista en Alemania, se justificó el “saludo alemán”, como un signo de la identidad nacional y en el convencional “¡Gott de Gruss!” (ve con Dios), se sustituyó el término “Dios” por la palabra “Hitler”, otorgándole un estatuto divino. “Por tanto, se convirtió en un gesto nacional, afirmando la identidad colectiva, la de una sola raza al servicio de una única causa”.

Osquitar: la palabra “Heil” alude a la salud, lo curativo, los buenos deseos, de manera que ¡Heil Uribe! (con la mano en el pecho, claro), significa desearle a nuestro dios larga vida y mucha suerte. ¡Vaya y métale esta vaina al proyecto, le quedará más bacano!

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad