Publicidad
Publicidad
Dom Dic 4 2016
23ºC
Actualizado 12:11 pm

El conflicto interno boliviano (IV) | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-04 05:00:00

El conflicto interno boliviano (IV)

Las provincias norte√Īas de Pando y Beni, con inmensos recursos naturales, tienen estrechas relaciones econ√≥micas y culturales con Brasil. La rica provincia de Santa Cruz, motor actual del progreso boliviano, tiene m√°s identidad regional que boliviana. La sure√Īa provincia de Tarija, que tiene inmensos yacimientos de gas, base de las exportaciones bolivianas, perteneci√≥ en un tiempo a la provincia argentina de Salta.
El conflicto interno boliviano (IV)

Para complicar a√ļn m√°s las cosas, la nueva Constituci√≥n establece privilegios para las etnias ind√≠genas inaceptables por los dem√°s, ya que en la praxis conllevar√≠a a una legal discriminaci√≥n racial. Una cosa es que se busque el bienestar de las mayor√≠as, especialmente las m√°s d√©biles, pero otra cosa es hacerlo sacrificando derechos inalienables de las minor√≠as.

En la Nueva Carta Magna tambi√©n se establece que nadie puede tener propiedades mayores a las 10.000 hect√°reas, lo que golpea a los latifundistas de Oriente que se apoderaron de tierras bald√≠as o las compraron a precios irrisorios a los colonos que las ten√≠an abandonadas. La medida me parece razonable pero inoportuna. Est√° bien que se limite la propiedad en raz√≥n de su uso adecuado, pero en estos momentos el pa√≠s tiene suficientes tierras para repartir y muy pocos que tengan el deseo o la capacidad de cultivarlas. Los aymaras del altiplano por razones tribales ancestrales, se resisten a abandonar sus pobres territorios y trasladarse a las f√©rtiles llanuras del Oriente en climas c√°lidos e inh√≥spitos ni tampoco est√°n preparados para los cultivos extensivos apropiados a esas tierras. Los mestizos prefieren dedicarse a las labores de la construcci√≥n, la peque√Īa burocracia estatal y los servicios, y son pocos los que ambicionan esas tierras. Si en Colombia han fracasado sucesivas reformas agrarias, m√°s complejo es a√ļn implementarlas en un pueblo tan dividido y atrasado como Bolivia.

Estas √ļltimas pol√≠ticas son negociables, pero lo innegociable es la renuncia de esas provincias a su autonom√≠a. Mientras no se llegue a solucionar este asunto, Bolivia ser√° inviable como naci√≥n.

A todo este maremagnum se a√Īade la sumisi√≥n, cual cachorro de un nuevo imperio, de Morales a Ch√°vez, haci√©ndole el juego a sus ambiciones imperiales. Menos mal que el ej√©rcito boliviano y la mayor√≠a de los pa√≠ses de Unisur pusieron un tatequieto al coronel, quien est√° hoy con el rabo entre las piernas porque el √ļnico que le est√° siguiendo el juego es el fantoche de Nicaragua.

Pobre Evo. Como él mismo lo reconoce, se requeriría ser un Chapulín Colorado para armar este rompecabezas y resolver problemas seculares no creados por él.
Surge una pregunta final: En un pa√≠s de tan acentuada tradici√≥n golpista, ¬Ņpor qu√© no tumban a Evo? La respuesta a este acertijo merece otro escrito.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad