Jue Dic 8 2016
20ºC
Actualizado 09:18 pm

Cuando muere una mascota | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-05 05:00:00

Cuando muere una mascota

Aunque para algunos podría parecer una locura llorar por la muerte de un animal, las mascotas son parte de la familia y cuando mueren dejan una honda huella en el hogar, en particular para los más chicos.
Cuando muere una mascota

“Tuvimos una mascota por 14 años y murió el mes pasado, en Septiembre. Era una gatita. La adquirimos cuando mi hijo tenía 7 años porque queríamos enseñarle a ser responsable y también para que se sintiera acompañado por ser hijo único.

Hoy tiene 21 años y la verdad es que está muy triste por la muerte del animal. Por supuesto, él comprende que la muerte hace parte del ciclo de la vida, pero ha sido duro para él y para nosotros”, comenta Viviana Rodríguez, una empresaria de la industria del calzado en la ciudad.

Sólo en casos extremos podría ser necesaria la consulta con un psicólogo para superar la muerte del animal. Sin embargo, la tristeza profunda en la cual decaen algunos dueños de mascotas es tal, que deben realizar un duelo, por lo cual resulta importante que reciban algunos consejos, entre ellos no tratar de suplir la muerte del primer animal con la adquisición de otro inmediatamente.


El caso de los chicos

En el caso de los chicos la muerte de la mascota puede resultar particularmente trascendental, sobre todo si tienen que presenciar un procedimiento de eutanasia en caso de que el animal esté sufriendo.

Los expertos recomiendan hablarles con sinceridad a los chicos sobre el deceso. En algunos casos se sienten culpables por el fallecimiento, por lo cual es importante recordar al animal en sus mejores momentos y hacerles ver que la muerte hace parte del ciclo vital.


LISTA

Sentimientos de pérdida

1 Es importante reconocer que la pérdida del animal tiene una afectación en la familia y sobre todo en los chicos, que no se puede pasar por alto.

2 No sienta vergüenza al demostrar que está afligido por la pérdida de la mascota y hable con su pareja y sus hijos sobre el tema.

3 Trate de recordar a la mascota con cariño.

4 Sería preferible que la mascota fuera enterrada, pero de no ser posible haga algo simbólico como donar algún juguete en buen estado de su mascota a una organización de protección de los animales.

5 Espere un tiempo prudencial antes de adquirir otra mascota. Es importante que los niños comprendan que las relaciones afectivas no se reemplazan de un momento a otro y es sano guardar un duelo moderado.

LA VOZ DEL EXPERTO

Jesús Gutiérrez

psicólogo pediatra

“Hay muchas formas mediante las cuales los padres pueden decirles a sus niños que se ha muerto su animal. A veces ayuda el poner a los niños lo más cómodamente posible (usar una voz calmada, tomarles las manos y ponerles el brazo alrededor de ellos) y el decírselos en un ambiente familiar. Es también importante ser sincero cuando se le dice al niño que se ha muerto su animal. Tratar de proteger al niño con explicaciones vagas o inexactas puede crearle ansiedad, confusión y desconfianza.

Los niños a menudo tienen preguntas después que se muere su animal: ¿Por qué se murió mi animal? ¿Fue culpa mía? ¿A dónde va el cuerpo de mi mascota? ¿Volveré a verlo? Si yo lo deseo mucho y me porto muy bien, ¿puedo hacer que regrese? ¿La muerte dura para siempre? Es muy importante contestar tales preguntas de manera sencilla pero sincera”.

LISTA

Los niños aprenden

A partir de cierta edad y si se cuenta con el espacio adecuado, los expertos recomiendan a los padres permitir a sus hijos la experiencia de una mascota. Los siguientes son las lecciones que los niños aprenderán en la convivencia con un animal:

1 Aprenderá a cuidar de otros y ser responsable.

2 Comprenderá cómo manifestar el afecto.

3 Experimentará lazos de afecto duraderos.

4 Los padres pueden enseñarle hábitos de convivencia.

5 Tendrá relación directa con el ciclo de la vida y esto le permitirá aceptar las pérdidas de una mejor manera.

 

LA VOZ DEL EXPERTO

Gloria Camino T.

coach afectiva

“Nuestras mascotas siempre ocupan un lugar especial en nuestras vidas y más aún cuando se les pierde para siempre. Después de todo son una compañía inigualable.

Los queremos, cuidamos y extrañamos si estamos lejos. La pérdida de una mascota que ha estado mucho tiempo junto a uno es muy dolorosa.

Es verdad que en ese momento uno piensa que no quiere volver a tener una mascota porque después cuando mueren dejan un vacío muy grande, pero no debemos negarnos al hecho de que si tu mascota se ha ido es porque hay otra que está esperando que le entregues el mismo cariño y más”.

 

línea de tiempo

¿Qué pasa con los chicos?

2 y 3 años:

A esta edad los niños no comprenden lo que significa la muerte y piensan que el animal volverá. También pueden pensar que la muerte de la mascota se produjo por algo que ellos hicieron y por tanto hay que aclararles que las dos sentencias son falsas.

4 a 6 años:

Los niños a esta edad piensan que la muerte es otra forma de vida y que el animal comerá y vivirá debajo de la tierra. También pueden sentir que  de alguna manera la muerte de la mascota se relaciona con ellos.

7 a 9 años:

A esta edad es importante hablar de forma honesta a los niños, ya que usualmente ya tienen conocimiento de las características de la muerte. En algunas ocasiones  no manifiestan sus pensamientos o sentimientos con respecto a la muerte del animal. No hay que presionarlo pero sí animarlo para que cuente con la familia en caso de que se sienta mal o tenga dudas.

10 a 18 años:

Los chicos a esta edad sienten que no deben ser tan sentimentales y por lo tanto suelen negar cualquier sentimiento respecto a la muerte del animal, pero su cabeza puede ser un verdadero lío lleno de dudas. Hay que animarlos a que hablen de sus sentimientos recordando actividades que ellos acostumbraban hacer con la mascota y después enseñarles que hay que guardar un luto moderado y luego seguir adelante.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad