Lo asesinaron de una puñalada en la pierna, en el barrio La Joya | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mié Dic 13 2017
20ºC
Actualizado 07:40 pm

Lo asesinaron de una puñalada en la pierna, en el barrio La Joya | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-05 05:00:00

Lo asesinaron de una puñalada en la pierna, en el barrio La Joya

Viviana Ramírez intentó arrancarle a la muerte a su hijo. Apenas cuando empezaba la pelea con un hombre a quien conocen como alias “Popeye” en el barrio La Joya, ella agarró por el brazo a Carlos Alberto –su hijo– y le dijo: “Venga papi y lo tiré”.
Lo asesinaron de una puñalada en la pierna, en el barrio La Joya

Pero él se le soltó, le dijo que estaba cansado de la ‘montadera’, de que lo amenazaran a toda hora y se enfrentó al desafío de aquel individuo que al parecer estaba bajo el efecto de alucinógenos.

La pelea se hizo desigual cuando, según dicen algunos vecinos, otro sujeto le pasó un cuchillo y este fue asestado en la pierna derecha de Carlos Alberto Pérez Ramírez, quien murió

desangrado porque la vena femoral fue la que recibió la puñalada.

La riña se registró el sábado al mediodía en la calle 36 con carrera 15 occidente, donde murió el joven a quien conocían en el barrio como “Gabetico”, de 23 años.

Viviana, su progenitora, contaba ayer en la funeraria mientras velaba a su hijo y cuidaba al nieto de dos años, que por más que trató de persuadirlo para que se alejara de esa pelea, él prefirió la confrontación con alias “Popeye”, quien según dicen en el barrio forma parte de un ‘parche’ que tiene azotado el sector con el consumo de estupefacientes.

Una denuncia de la comunidad

Ayer, aprovechando el funeral de “Gabeto”, los vecinos del barrio La Joya denunciaron que un expendio de alucinógenos, que funciona en una vivienda del mismo sector donde se presentó la pelea, los afecta cotidianamente sobre todo porque ha incrementado las peleas y la inseguridad.

“Es en una casa donde les venden la droga. Primero les regalan como para atraerlos, luego los hacen endeudar para que compren”, denunciaron varias personas del sector que pidieron reservar su identidad, pues temen por su seguridad ya que afirman que en varias ocasiones han denunciado el caso a la Policía y resultan amenazados.

“Ya casi nadie dice nada, tenemos miedo”, reiteraron.

El hecho es que Carlos Alberto Pérez Ramírez resultó muerto a manos de un hombre, de quien dicen tenían un problema personal que se resolvió bajo los efectos de los alucinógenos y con una puñalada, a plena luz del día.

Ni valió el torniquete que le aplicó su mamá en la pierna, porque el joven de 23 años ingresó sin signos vitales al Hospital Universitario de Santander a donde fue llevado.


Apareció baleado

Por el sendero que comunica al colegio Vicente Azuero con Altos de Bellavista, apareció muerto un joven cuya edad oscila entre los 15 y los 20 años.

Su cuerpo estaba enredado entre los matorrales y la maleza que se apoderaron de ese camino natural, al que un día le construyeron gradas y le pusieron bancas para facilitarle a la comunidad el camino para acortar distancias entre Bucarica y Bellavista en Floridablanca.

Uno de esos caminantes se encontró ayer con el cuerpo, ya rígido del joven de tez trigueña, contextura delgada, cabello negro y que vestía un jean, camiseta blanca con rayas azules y medias negras. A un lado estaban sus zapatos deportivos.


No tenía identidad

La unidad de levantamientos de la Sijín que practicó las diligencias ayer a las 4:30 p.m., encontró un par de vainillas entre la maleza, que podría corresponder a los impactos de bala que presentaba en el pecho aquel joven.

Al parecer, sus verdugos lo asesinaron un poco más arriba de donde quedó el cuerpo, pero este rodó hasta quedar atascado en una curva, a 417 escalones de la carretera que llega a la entrada al barrio Bucarica.

El cuerpo fue trasladado anoche a la morgue de Medicina Legal a la espera de que algún familiar lo identifique.

 

Lo retarón a pelear

Los vecinos del barrio Ciudadela del Oriente de Girón fueron hasta la Casa de los Nazarenos de Floridablanca ayer, a acompañar en su duelo a la familia Ramírez Hernández por la muerte del mayor de los hijos y el único varón: Heberth.

Según dijeron algunos de sus allegados, el joven que el próximo 8 de noviembre cumpliría 20 años, se encontraba en la madrugada del domingo en el Malecón de Girón cuando un hombre lo habría retado a una pelea.

Aunque los motivos de la riña se desconocen, el joven recibió una puñalada certera en el corazón que le quitó la vida de manera inmediata. Los hechos ocurrieron a la 1:00 a.m. pero la noticia le llegó a la familia tres horas después. Heberth Ramírez de 19 años, se graduó el año pasado de bachiller y esperaba ingresar a estudiar algún curso este año.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad