La Justicia Penal Militar, en el laberinto | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-08 05:00:00

La Justicia Penal Militar, en el laberinto

Las Fuerzas Armadas de Colombia est√°n conformadas por 497 mil hombres y mujeres que tienen un modelo de vida y a una actividad de caracter√≠sticas especiales por las funciones y tareas que deben cumplir. Su misi√≥n hace que sus delitos sean cometidos en un entorno diferente al de quienes no forman parte de la Fuerza P√ļblica. Por eso en cada pa√≠s se ha estructurado una jurisdicci√≥n¬† diferente a la ordinaria, para que investigue y juzgue las conductas de los miembros del cuerpo militar acusados de incurrir en conductas delictivas.
La Justicia Penal Militar, en el laberinto

Así, la Justicia Penal Militar no solo se justifica sino que es necesaria en un país que, como Colombia, tiene una de las Fuerzas Armadas más grandes de América Latina.

Desafortunadamente, en los a√Īos 60 del siglo XX el Gobierno tom√≥ una decisi√≥n que hundi√≥ a la Justicia Penal Militar en un laberinto del que no ha podido salir y con el tiempo tal desacierto estatal incub√≥ graves problemas, s√≠ntomas de decadencia y vicios. Decadencia y vicios a los que el Estado no ha sabido dar soluci√≥n inteligente

Cuando el Ejecutivo decidi√≥ hace cerca de 50 a√Īos que civiles acusados de delitos relacionados con la rebeli√≥n y la sedici√≥n fueran juzgados por la Justicia Penal Militar durante los lapsos en que el pa√≠s estaba bajo el r√©gimen de Estado de Sitio, tom√≥ una soluci√≥n cortoplacista que amarr√≥ al cuello de esta jurisdicci√≥n una inmensa piedra. En los a√Īos 80 del pasado siglo a ese desacierto le sum√≥ otra decisi√≥n equivocada: que investigara y juzgara los delitos cometidos por narcotraficantes.

Así, a la Justicia Penal Militar le distorsionaron su razón de ser. Y mientras se dedicaba a tareas para las que no fue creada, se enquistaron los gérmenes del caos en que hoy se debate.

La situaci√≥n que vive la jurisdicci√≥n Penal Militar llama a esc√°ndalo. Adelanta 1200 investigaciones por ejecuciones extrajudiciales o ¬ďfalsos positivos¬Ē; adem√°s, en los √ļltimos 4 a√Īos ha debido aplicar el fen√≥meno jur√≠dico de la prescripci√≥n a 707 procesos (varios de ellos juzgaban casos graves), tiene 16 mil expedientes represados, un considerable n√ļmero de jueces Penales Militares est√° siendo investigado por la Procuradur√≠a, hay expedientes en los que hace 8 a√Īos no se produce ning√ļn movimiento procesal, cerca del 90% de sus equipos son obsoletos, la mayor√≠a de dependencias en que laboran no son aptas para el trabajo que realizan, hay¬† mal uso de recursos, pero a la vez no hay suficiente presupuesto para implantar el nuevo sistema de procedimiento para tramitar los procesos. Y esos no son todos los males de tal Jurisdicci√≥n.

En resumen, en el √ļltimo medio siglo el Estado y las Fuerzas Armadas no han sabido se√Īalar el norte de la Justicia Penal Militar y, o se toman inteligentes medidas para sacarla de su laberinto, o las consecuencias ser√°n de hondo espectro en las Fuerzas Armadas y el Estado.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad