La misericordia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-08 05:00:00

La misericordia

La mentalidad de hoy, quizás más que en el pasado, parece oponerse a un Dios de misericordia. De hecho, tiende a excluir de la vida y quitar del corazón humano la idea de la misericordia.
La misericordia

La palabra y el concepto de ¬ďmisericordia¬Ē parecen causar intranquilidad en el hombre, el que, gracias al enorme avance de la ciencia y tecnolog√≠a como nunca antes en la historia, se ha convertido en el amo de la Tierra, domin√°ndola y subyug√°ndola. Este dominio sobre la Tierra parece no dejar lugar para la misericordia.

La verdad acerca de Dios como ¬ďPadre de misericordias¬Ē, nos permite verlo particularmente cercano al hombre cuando √©ste es amenazado en el coraz√≥n de su existencia y dignidad. Por este motivo, al ver la situaci√≥n del mundo hoy, muchos individuos y grupos guiados por una sensaci√≥n renovada de fe est√°n regresando, yo dir√≠a casi espont√°neamente, a la misericordia de Dios. Ciertamente est√°n siendo movidos a buscarla por Cristo mismo, por aquel que a trav√©s de su Esp√≠ritu trabaja en los corazones humanos. Delante de sus coterr√°neos en Nazaret, Cristo cit√≥ las palabras del profeta Isa√≠as: ¬ďEl esp√≠ritu del Se√Īor est√° sobre m√≠, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres¬Ē (Isa√≠as 61:1).

Especialmente por su estilo de vida y sus acciones, Jes√ļs demostr√≥ que el amor est√° presente en el mundo en que vivimos; un amor efectivo, un amor dirigido al hombre que abraza todo lo que representa su humanidad. Este amor se hace particularmente evidente al estar en contacto con el sufrimiento, la injusticia y la pobreza humana, al estar en contacto con la condici√≥n de la humanidad hist√≥rica que, de muchas maneras, manifiesta las limitaciones y debilidades tanto f√≠sicas como morales del hombre. Precisamente el modo y la esfera en la que este amor se manifiesta dentro del marco b√≠blico, se llama ¬ďmisericordia¬Ē.

Cristo revela a Dios como rico en misericordia. Ense√Īarla no es el √ļnico objetivo; sino que la misericordia sea una realidad presente en nosotros mediante Cristo. Lograr que el Padre sea s√≠mbolo de amor y misericordia es, en la mente de Cristo, la piedra fundamental de su misi√≥n como Mes√≠as.

Cristo vino, no a condenar, sino a perdonar, a mostrar misericordia. La mayor demostraci√≥n de misericordia se encuentra en el hecho de que √Čl estuvo en nuestro medio y que nos llama a encontrarnos con √Čl, llev√°ndonos a confesar junto con Pedro, que √Čl es el Hijo del Dios viviente. No existe pecado humano que pueda borrar la misericordia de Dios o evitar que √Čl derrame todo su poder triunfante sobre nosotros, si tan solo lo invocamos. Ciertamente, el pecado hace que el amor del Padre se torne m√°s resplandeciente. Para rescatar a un esclavo, Dios sacrific√≥ a su Hijo: su misericordia hacia nosotros se manifiesta en la redenci√≥n.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad