Apagando incendios | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-09 05:00:00

Apagando incendios

El Presidente √Ālvaro Uribe ha hecho un llamado a todos los alcaldes del pa√≠s para que se pongan en la tarea de elaborar planes de contingencia que tiendan a atenuar las consecuencias que traer√° el prolongado verano, que ya ha afectado los embalses en forma notoria como quiera que est√°n llegando al 60% de su capacidad, lo que afectar√° notoriamente la generaci√≥n de energ√≠a, as√≠ como el suministro de agua para el consumo humano. Igualmente las actividades del sector agropecuario ya comienzan a exhibir cuantiosas p√©rdidas por la falta de riego.
Apagando incendios

El fen√≥meno clim√°tico hay que entenderlo como una calamidad permanente a la cual est√° sometido el mundo entero como producto de siglos de aplicaci√≥n de un manejo despiadado, irresponsable y da√Īino al ecosistema, que no va a tener soluci√≥n hasta que las generaciones presentes y futuras sean conscientes del da√Īo causado y no se tomen medidas estructurales que puedan redise√Īar el comportamiento humano frente a la naturaleza.

Nadie ha tomado en serio la magnitud del problema y las recomendaciones se limitan a tratar de apagar incendios cada vez que deja de llover o llueve demasiado, porque la falta de agua produce sed, o porque su exceso genera inundaciones.

El problema es de cultura pues el deterioro contin√ļa a su mismo ritmo y los da√Īos que suceden con el correr del tiempo son cada vez m√°s irreparables, pues hoy ya podemos contemplar regiones en donde las fuentes de agua pr√°cticamente desaparecieron por la depredaci√≥n y las regiones que todav√≠a pueden registrar la presencia de vertimientos, los da√Īos causados a su entorno hacen que un nivel alto de lluvias provoque inundaciones y desastres sin precedentes.

Los planes de los alcaldes no pueden ser para atenuar un verano o un invierno, tienen que ser ejercicios de largo plazo en donde sea posible aplicar una planeación estratégica que efectivamente defienda su potencial, comprometiendo en ello a toda su comunidad, para que los resultados se puedan observar de manera permanente.

Cualquiera que se detenga a observar el estado actual de las cosas, puede presenciar toda clase de irresponsabilidades en lo que se refiere a tala de árboles, quemas permanentes, descuido de las cuencas, mal manejo de residuos, contaminación excesiva en las ciudades, desperdicio de recursos hídricos, ausencia de inversión en repoblamiento de bosques y cuidado de nacimiento de aguas, que la conclusión fácil a la que se puede llegar es la de que antes no estamos en peores circunstancias.

Los pa√Īitos de agua tibia no le hacen nada a las grandes enfermedades, y lo peor del caso, es que las entidades ambientales cada vez est√°n peor en materia de manejo de recursos y de definici√≥n de criterios t√©cnicos eficientes.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad