Jue Ene 19 2017
20ºC
Actualizado 09:21 pm

Obama deja atrás el Nobel y piensa ahora en Afganistán | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-10 18:14:15

Obama deja atrás el Nobel y piensa ahora en Afganistán

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, galardonado con un premio Nobel de la Paz "embarazoso" según la prensa estadounidense, tuvo poco tiempo para celebrar ya que debe pronunciarse sobre la cuestión de refuerzos en Afganistán y la reforma del sistema de salud.
Obama deja atrás el Nobel y piensa ahora en Afganistán

Pocas horas después de haber sido honrado con el Nobel, Obama ejerció el viernes su función de comandante en jefe de las fuerzas armadas para reunir su cuarto consejo de guerra para discusiones cruciales sobre la estrategia en Afganistán.

"El presidente tuvo una larga discusión sobre política y seguridad en Afganistán y sus opciones para elaborar una estrategia que permita seguir adelante", dijo a la AFP un responsable del gobierno.

Durante las próximas semanas, Obama se propone adoptar una de las decisiones más importantes de su mandato.

Ante la degradación de la situación, tendrá que decidir si ordena o no el despliegue de decenas de miles de soldados adicionales como pide el jefe de las fuerzas armadas e internacionales en Afganistán, el general Stanley McChrystal.

Con el premio Nobel, que le fue atribuido en Oslo "por sus esfuerzos extraordinarios con miras a fortalecer la diplomacia internacional y la cooperación entre los pueblos", Obama puede "tropezar con más dificultades para anunciar un importante refuerzo de la guerra en Afganistán, declaró a la radio estatal estadounidense (NPR) Marina Ottaway, del grupo de reflexión sobre la paz, Carnegie.

"Al mismo tiempo, todos los datos disponibles llevan a creer que no es esto lo que él quiere hacer en primera instancia", precisó la experta.

El presidente va a pasar también por una prueba capital con su proyecto de reforma del sistema de salud. El sábado, en su programa semanal de radio, el mandatario no dijo una sola palabra del Nobel para concentrarse en esta reforma, y elogiar a los republicanos que la apoyan, como el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger o el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg.

Obama enfrenta también las dificultades que presenta el cierre de la prisión de Guantánamo, en la isla de Cuba, para enero de 2010 como había prometido, a pesar de un retraso ya anunciado.

Por otra parte, la tasa de desempleo puede alcanzar un 10% a fin de año en Estados Unidos.

Sus adversarios republicanos no tuvieron el menor empacho el viernes en decir que veían en el otorgamiento del Nobel una nueva prueba de que Obama le interesaba más su celebridad mundial que los problemas de los estadounidenses.

"Una cosa es segura: el presidente Obama no recibirá ninguna recompensa de los estadounidenses por la creación de empleos, por la responsabilidad presupuestaria, ni por haber vinculado sus palabras a hechos", estimó Michael Steele, el primer negro que dirige el Partido Republicano.

"Con amigos como el comité del premio Nobel, no precisa enemigos", resumió en la prensa Thomas Mann, experto en el Brookings Institution, un grupo de reflexión en Washington.

"Eso parece inoportuno, prematura, da pretexto para que le digan que es una vedette premiada por existir y por sus aspiraciones, pero no por sus actos", añadió.

"Un exceso de elogios puede ser embarazoso", hacía notar el Los Angeles Times.

El Washington Post, por su parte, insiste en "la politización de este premio", estimando que "la extensión de las reacciones de satisfacción exuberante en ciertos lugares y el desprecio o rechazo en otros, se hacen claras las divisiones políticas que genera con su programa de gobierno y con su forma de gobernar".

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad