Contrabando de combustibles, una problemática por partida doble | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-11 05:00:00

Contrabando de combustibles, una problemática por partida doble

Bajo la dirección y coordinación de la Federación Nacional de Distribuidores de Derivados del Petróleo, Fendipetróleo, se llevó a cabo el ‘XXIX Congreso Nacional de Distribuidores de Combustibles y Energéticos’ en Bucaramanga.
Contrabando de combustibles, una problemática por partida doble

El objetivo de este encuentro, que se realiza anualmente, es que distribuidores mayoristas y minoristas aborden las diversas problemáticas que afectan al sector, y a su vez, planteen soluciones para avanzar en la erradicación de las mismas.

Uno de los temas en los que se hizo más énfasis fue el contrabando de combustible, ya que es un fenómeno que afecta gravemente a todos los actores de la distribución de combustibles, así como a los usuarios y a la Nación.

Por ello, tanto distribuidores mayoristas como minoristas le pidieron al Gobierno Nacional mayor control, y la creación de leyes más estrictas que enfrenten de manera contundente la ilegalidad.

Contrabando por partida doble

Hoy por hoy, el gremio de la distribución de combustibles se ve afectado por el contrabando de gasolina proveniente de Venezuela y Ecuador.

De acuerdo con los datos del gremio, diariamente se comercializan más de 672.000 galones de combustible de contrabando en el país.

Respecto al tema, el presidente de la Organización Terpel, Amaury  de la Espriella, expresó: “las ganancias de la distribución de ilícitos queda en contadas manos. Con toda esta cantidad de combustible nuestro sector se ve fuertemente impactado, ya que los distribuidores mayoristas y minoristas hacen esfuerzos económicos y grandes inversiones para poder realizar ventas lícitas que no se están dando”.

Para contrarrestar esta situación, el Gobierno Nacional expidió la Ley 681 de 2001, también conocida como Ley de Fronteras.

Dicha ley estableció que el combustible destinado para los departamentos ubicados en la frontera, estaba exento de impuestos como la sobretasa y el impuesto global, de modo que tuviera un precio más bajo y competitivo frente al combustible ilegal.

Sin embargo, la gasolina proveniente de los países vecinos sigue ingresando al país, y la Ley de Fronteras se revirtió, dando un golpe a los distribuidores mayoristas y minoristas.

El problema radica en que el combustible subsidiado no está llegando a la zona de frontera, sino que está siendo distribuido en las ciudades del interior de Colombia, donde es comercializado.

“Hay distribuidores mayoristas y minoristas que  se ganan aproximadamente $1.200 por galón, ya que adquieren el combustible subsidiado y lo venden a precio normal”, agregó de la Espriella.

A manera de ejemplo, de la planta de Bucaramanga se factura un combustible con destino a una zona fronteriza, pero jamás llega a destino, ese combustible que tiene un componente alto de subsidio se queda en otras ciudades del país distorsionando los precios y generando una competencia desleal.

En la actualidad, a este segundo tipo de contrabando se le denomina contrabando técnico o contrabando interno.

Consecuencias del contrabando de combustible

El Gobierno Nacional determinó que el contrabando técnico o interno le cuesta al país alrededor de $350 mil millones al año, ya que al ser gasolina sin impuestos, tanto la Nación como las entidades territoriales dejan de percibir los recursos que representan estos gravámenes.

Así las cosas, el erario público se ve afectado.

En cuanto a los dueños de estaciones de servicio que ejercen su actividad de manera honesta, les queda imposible competir con aquellos que venden el producto de contrabando, pues hay un impacto en los precios de venta al público.

Y por último, atenta contra las distribuidoras mayoristas que dejan de captar los ingresos que percibirían si el producto fuera consumido internamente y en condiciones legales.

¿Cómo reaccionar ante esta problemática?

El gremio de la distribución de combustibles viene analizando cuatro opciones.

La primera, es poner en marcha un plan de vigilancia sectorial con un puesto de control de la Policía en Bosconia, Cesar.

“Esta acción sería una alternativa viable para evitar que el combustible no sea comercializado en las zonas de frontera, evitando así que los carrotanques ni siquiera lleguen a su destino, sino distribuyan la gasolina en otras ciudades”, afirmó Daniel Alfonso Perea, vicepresidente de Asuntos Corporativos y Legales de Terpel.

Además, el sector busca que la Ley de Fronteras sea abolida, ya que según ellos ha facilitado el desvío y la distribución del combustible con cupo destinado a zonas fronterizas, en otras regiones.

Asimismo, se propone la instalación de sistemas de posicionamiento global para controlar las rutas que siguen los carrotanques y que lleguen a su destino en la frontera.

“Es prioritario invertir en tecnología de rastreo en los vehículos que transportan el combustible desde el interior del país, ejerciendo un control más efectivo desde el momento de salida de las plantas”, puntualizó Perea.
Y finalmente, la reglamentación adecuada que permita judicializar a quienes ejercen estas prácticas.

La posición del gobierno

Para los directivos de las empresas distribuidoras de combustible, el Gobierno es consiente de que los cupos de combustibles en la zona de frontera no están cumpliendo su objetivo y que facilitan la modalidad de contrabando interno.

“Hemos visto que el Gobierno Nacional ha trabajado en varios frentes, pero sentimos que aun hay muchas cosas por hacer. Sabemos que el Gobierno Nacional es conciente del tema y esperamos que encuentre una solución efectiva a esta problemática”, dijo el presidente de la Organización Terpel.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad