Dom Dic 4 2016
21ºC
Actualizado 07:36 pm

Hombre de poca fe | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-30 19:39:16

Hombre de poca fe

Hombre de poca fe

Durante los últimos días las cosas no van tan bien y estoy preocupado. He perdido la fe en lo que hago y no sé cuál camino tomar.

He tenido problemas con algunos asesores y en mi casa me preocupa la salud de la niña menor, quien ha estado enferma de los bronquios.

Estoy aburrido y desmotivado. ¿Qué podría hacer para recuperar el entusiasmo y volver a ser el de antes?

RESPUESTA

Distinguido señor: la vida se constituye de momentos alegres y estimulantes dotados de especial recordación al margen de aquellos, que por su incidencia o impacto negativo, nos desmotivan e impulsan a experimentar tristeza, dolor e inseguridad. Reúnase con los asesores escuchando con atención sus comentarios sobre la gestión comercial.

Busquen soluciones prácticas, inmediatas y concretas. ¡No pierdan el tiempo!

Acudan al pediatra y de ser posible visiten un neumólogo infantil para solucionar el problema de la niña. Tenga claro todo aquello que da sentido a su lucha personal y ¡no tenga miedo! para enfrentar aquellas situaciones adversas, de dificultad o preocupación. Sea facilitador de la solución, crea y todo se dará. ¡Ya lo verá!

REFLEXIÓN

¡Hombre de poca fe! fortalézcase a través del dolor y el sufrimiento para continuar su lucha existencial. Haga surgir esa fuerza transformadora que renueva y edifica, que libera y trasciende a través del tiempo, permitiéndole sobrepasar las duras pruebas del camino.

Salga a su encuentro realizando en este instante un examen de conciencia. Tome una hoja y trace una línea para dividirla en dos.

Derecha fortalezas es decir lo positivo; izquierda debilidades, lo negativo, por cambiar o mejorar.

Con toda sinceridad y objetividad plasme su verdad, comprometiéndose a convertir en fortalezas sus debilidades.

Comprenda de una vez por todas que cuando se tiene fe todo resulta fácil porque cree, puede y alcanza sin vacilación, dejando de lado la duda, el miedo, el pesimismo y la inseguridad.

El poder que viene de lo alto llenará su corazón de paz, tranquilidad y seguridad para enfrentar y superar con decisión y carácter los peligros o adversidades de su más inmediato futuro.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad