Niños difíciles: violentos y dictadores en el hogar | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Dic 17 2017
27ºC
Actualizado 01:35 pm

Niños difíciles: violentos y dictadores en el hogar | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-12 05:00:00

Niños difíciles: violentos y dictadores en el hogar

Aunque parece imposible, un niño de nueve años es capaz de dominar a sus padres.
Niños difíciles: violentos y dictadores en el hogar

Este es el caso de Susana, una fonoaudióloga de 36 años. Su hijo Enrique, de nueve, pelea no sólo con ella y su esposo de manera constante, también lo hace con sus compañeros de colegio y en la mayoría de las ocasiones ha llegado a los golpes.

“Reportaban a mi hijo en el colegio y en una ocasión las directivas me dijeron que debía cambiarlo a otra institución porque no soportaban sus constantes peleas”, comenta Susana.

Fue tanta su desesperación, que Susana empezó a obligarlo a asumir ciertas actitudes y en algunas oportunidades llegó a golpearlo por su indisciplina y desobediencia.

“Algunas familias tienen dentro de sus métodos de crianza el castigo físico para dominar las actitudes indeseables del niño violento. El problema es que aunque de manera inmediata el niño cambiará su comportamiento, a la larga este tipo de castigo es nocivo puesto que genera una respuesta del mismo tipo”, explica Diana Patricia Carmona Hernández, psiquiatra de la Sociedad Colombiana de Pediatría.

En casa, Enrique era la verdadera autoridad. Sus padres hacían lo que él decía y a la hora que lo pedía.

“Si él no quería comer con nosotros lo permitíamos, si no quería ir al colegio tratábamos de entenderlo. Si no quería acostarse temprano le permitíamos hacerlo a la hora que quería. Él nos mandaba a nosotros”.

La situación de Susana pasó de castaño a oscuro, por lo que decidieron consultar un especialista.

“En consulta nos dimos cuenta que durante mucho tiempo, sobre todo cuando estuvo más pequeño, mi esposo y yo fuimos completamente permisivos con él”, comenta Susana.

Diana Patricia Carmona explica lo que significa una conducta permisiva, la cual se relaciona con la imposibilidad de algunos padres de poner límites.

“En la crianza permisiva los padres aceptadores exigen poco y sus hijos rara vez controlan su comportamiento. Se evitan las contradicciones y se mantiene una armonía aparente sin enfrentar los problemas”, asegura la psiquiatra.

Por su parte, la terapeuta ocupacional, Laura Rey, señala que “los problemas de violencia tienen muchos factores. Uno de ellos tiene que ver con las conductas y los hábitos que se generan en casa y el otro con la educación que se le da al niño los primeros tres años de vida”.

En su experiencia de tres años trabajando con niños en la ciudad, la experta ha podido determinar que los padres bumangueses son muy permisivos con los niños de esta edad.

“El niño cree que tiene el derecho de mandar porque en su casa lo dejan hacerlo. En las salidas con los padres a un centro comercial o en el colegio, los niños hacen pataleta y esto sucede porque le dejan de poner límites en un momento dado”.

La terapeuta comenta que es necesario que los padres aprendan que los niños necesitan normas claras y una autoridad firme para poder sobrevivir en el mundo actual.


La integración sensorial

Algunos de los comportamientos violentos de los niños tienen causas más especiales.

Hay niños que tienen problemas de procesamiento sensorial. Son niños explosivos que tienen poca flexibilidad a los cambios y dificultades en la transición de un lugar a otro.

“Lo más importante en el tema de los niños con problemas de comportamiento violento es determinar a tiempo cuál es la causa y prevenir, que es un punto clave”, comenta la terapeuta ocupacional Laura Rey.

En este punto, la especialista comenta que ha encontrado niños incluso de tres meses que hacen pataleta por que sucede algo que no les gusta.


TENGA CUIDADO SÍ...

1. ... el niño se irrita constantemente y hace pataleta por cualquier cosa que no le gusta.

2. ... discute con sus padres ante una orden, o con sus familiares si no hacen lo que él quiere, o con sus amiguitos si no están de acuerdo con él en algo.

3. ...no cumple con las normas que se establecen para él e incluso desafía la autoridad de sus padres.

4. ...le encanta sacar de quicio a otras personas.

5. ...no asume sus errores y reacciona de manera violenta si lo señalan.

6. ...pelea con otros chicos en el colegio.

7. ...es rencoroso.


premiar el buen comportamiento

1. Escriba una lista corta de buenos comportamientos en una tabla y márquela con una estrella cada vez que observe un buen comportamiento del niño. Después de que se ha ganado un número pequeño de estrellas, se le puede dar un premio.

2. En un período de tiempo corto ponga una marca en una tabla o en la mano del niño cada vez que lo ve comportándose bien. Por ejemplo, si ve que su hijo está resolviendo un problema sin pelear, coloque una marca. Después de un cierto número de marcas  puede darle un premio.

3. Pídale que juegue con un hermano durante algún tiempo. Fíjese qué está haciendo el niño y de un premio por cada vez que lo vio jugando tranquilamente. Poco a poco aumente los intervalos de tiempo.


¿Qué hacer ?

1. Procure buscar una intervención especializada a tiempo.

2. Esté más pendiente de él.

3. Si está peleando con otro niño, sepárelo y atienda al niño que fue golpeado por su hijo.

4. Dígale con claridad: “golpear está mal”.

5. Hable con él sobre lo importante que es evitar llegar a los golpes cuando está enojado.

6. No lo golpee.

7. No menosprecie las peleas entre hermanos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad