Sepultemos el mito del Che | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-12 05:00:00

Sepultemos el mito del Che

Con la conmemoraci√≥n de los cuarenta a√Īos de la muerte de Ernesto Guevara ha comenzado un proceso de revisi√≥n de su papel en la historia, para descubrir que no hay tal que hubiese sido un gran ide√≥logo y revolucionario, sino m√°s bien un criminal desalmado que no se paraba en pelos para disparar sobre una persona por el motivo m√°s insignificante. El famoso Che, a quien rinden culto tantos despistados alrededor de mundo ¬óinclusive en las naciones desarrolladas, donde tambi√©n hay idiotas¬ó, no fue m√°s que un fr√≠o asesino que de no haber sido eliminado en las selvas de Bolivia, habr√≠a cobrado un mayor n√ļmero de v√≠ctimas inocentes.
Sepultemos el mito del Che

Ha correspondido a los venezolanos decentes, desde luego, revolcar la historia para poner al descubierto al verdadero Guevara, ante la urgencia de establecer un dique a las pretensiones de Ch√°vez, quien est√° empe√Īado en clonarse ad infinitum para imponer su utop√≠a socialista y quien, desde luego, se apoya en el credo del Che para perseguir su sat√°nico prop√≥sito. Pero no solamente los venezolanos¬† andan en este cuento, porque los propios argentinos se han dado cuenta ya de que la visi√≥n criminal de este personaje no puede ser perpetuada sin prolongar, tambi√©n, esos sentimientos de odio que han sido despertados por Hugo y sus secuaces.

La visi√≥n revolucionaria de Guevara era la misma de Ch√°vez, no faltaba m√°s, pero la misma de los asesinos de la desaparecida Uni√≥n Sovi√©tica, de la Cuba contempor√°nea y eterna, de Corea del Norte y de tantos parajes¬óno olvidar Ir√°n¬ó, donde hay, siempre, un lun√°tico empe√Īado en imponer una falsa igualdad y un idealismo extremos que niegan la condici√≥n humana, que nada tiene que ver con el socialismo, sino, m√°s bien, con un capitalismo din√°mico y siempre abierto a ajustes en el marco de la democracia, en el que el que trabaja m√°s tiene mayores oportunidades de vivir mejor.

Hay fotos que muestran al Che disparando contra personas inocentes, prop√≥sito que cumpl√≠a con la mayor frialdad mientras los parientes o amigos de la v√≠ctima lloraban aterrorizadas. Pero, ¬Ņqui√©n era el Che? Era lo que aqu√≠ llamar√≠amos un hijo de papi, un ni√Īo rico hijo de padres resentidos que lo volvieron, l√≥gicamente, un asesino. De modo que conmemoremos este 9 de octubre con la decisi√≥n de acabar con el mito del Che, de una vez y para siempre.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad