Al menos 41 muertos y 45 heridos en atentado suicida | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-13 05:00:00

Al menos 41 muertos y 45 heridos en atentado suicida

Al menos 41 personas, la mayoría civiles, murieron ayer y otras 45 resultaron heridas en un nuevo atentado suicida registrado en el norte de Pakistán, tan sólo un día después de que el Ejército pusiera fin a un asalto talibán a su cuartel general de Rawalpindi, cerca de Islamabad. El ataque tuvo lugar en las proximidades de un mercado del distrito de Shangla, situado en la Provincia de la Frontera del Noroeste, e iba dirigido contra un convoy que pasaba por un puesto de control.
Al menos 41 muertos y 45 heridos en atentado suicida

El ministro de Información provincial, Mian Iftikhar Hussain, cifró en 41 los muertos y en 45 los heridos a causa de la explosión, según el canal de televisión privado Dawn. Los heridos han sido trasladados a un hospital cercano y las fuerzas de seguridad han acordonado la zona y decretado un toque de queda para investigar el atentado, informaron distintos medios paquistaníes.

Shangla forma parte de la división de Malakand, donde el Ejército dio por concluido en julio el grueso de una gran operación contra los insurgentes, cuyo escenario principal era el valle de Swat, aunque aún se registran frecuentes combates con los talibanes en la zona.


Otros ataques

El pasado viernes un ataque suicida causó 53 muertos en una zona comercial de Peshawar, capital de la NWFP, y cuatro días atrás otra acción suicida contra unas oficinas de la ONU se cobró la vida de cinco trabajadores del organismo en Islamabad.

El ataque más audaz fue el protagonizado el sábado por un comando talibán de diez hombres contra el cuartel general del Ejército en la ciudad de Rawalpindi, que las fuerzas de seguridad tan sólo pudieron abortar más de veinte horas después de su inicio.

Planean ofensiva

El portavoz militar, Athar Abbas, aseguró ayer que el asalto fue organizado desde el principal bastión talibán en Pakistán, la región tribal de Waziristán del Sur, donde el Ejército lleva meses planeando una gran ofensiva.

Abbas explicó que el objetivo de los insurgentes era tomar como rehenes a altos mandos militares para pedir la liberación de integristas encarcelados.

“Dieron una lista de 100 personas, que incluía nombres de terroristas muy peligrosos, y pidieron su liberación”, detalló.

Abbas constató también la presencia de terroristas en Waziristán ligados a grupos integristas punjabíes.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad