Leyes peligrosas y… ridículas | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Dic 16 2017
20ºC
Actualizado 06:07 pm

Leyes peligrosas y… ridículas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-17 05:00:00

Leyes peligrosas y… ridículas

Si uno va caminando por la calle y oye el himno nacional, ¿debe detenerse en posición “firmes” y con la mano en el pecho?
Leyes peligrosas y… ridículas

La pregunta parece absurda pero no puede dejar de hacerse si se toma en cuenta que cursa desde el 7 de agosto pasado, un proyecto de ley que busca unificar la manera de cantar el himno nacional.

Se pretende que quienes asisten a un acto público se pongan firmes y con la mano en el pecho mientras suena el himno.
Técnicamente, no habría que detenerse en la calle cuando el himno suene.  Pero queda la duda.
Quienes no cumplan con esta disposición recibirían una sanción cívica.

El proyecto también pretende que los últimos viernes de cada mes, se ice la bandera en las escuelas y colegios, y, por supuesto, los alumnos deben escucharlo con la mano cerca al corazón y sin mover un pelo.
La iniciativa le pertenece a Óscar Reyes, senador santandereano de Convergencia Ciudadana y generó controversia desde su proposición.

¿Para qué le serviría esta ley –si se aprueba- al país?
“Esta clase de proyectos de ley son irrelevantes y además, una forma de perder el tiempo en el Congreso. La forma de cantar el himno nacional es una actitud personal. Es como si por medio de leyes determinaran cuándo usar zapatos y cuándo alpargatas. Deberían observarse problemas nacionales de mayor raigambre como es el caso de la seguridad”, señala Jorge Lamus, Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Bucaramanga.

Diana Sánchez Gómez, politóloga de la Universidad Nacional, señala que “no hay palabra más peligrosa que “uniformar” y peor aún es relacionarla con “identidad”; el respeto por los símbolos patrios ni se construye ni se expresa desde la uniformidad. El sentido de pertenencia debe estar relacionado con el reconocimiento de las diferencias. Así mismo, términos cómo “sentimiento” o “amor” no se obligan con leyes, se inculcan. Las muestras de afecto son subjetivas”.

Pero el senador defiende su propuesta.
“La idea es unificar a los civiles colombianos en cualquier lugar del mundo. El segundo artículo de la ley señala que en cada institución de educación primaria y secundaria se ice el pabellón nacional de manera obligatoria y se premie al alumno más cívico de cada mes”.

El senador ha dicho que ratificó su propuesta luego de ver a través de la televisión la actitud de algunos colombianos en Beijín, cuando se le entregó la medalla de plata al deportista Diego Salazar por levantar 319 kilogramos en las pesas.
“Algunos ni siquiera se quitaron el sombrero voltea’o”, señala el senador.
Sin embargo, la propuesta no ha calado de la forma en que el legislador lo esperaría. “Me llaman a las entrevistas y piensan que soy un insensato por proponer esta ley, obviando todo mi trabajo”.
Como esta, los concejales de Bucaramanga y otros senadores de la república han hecho propuestas que recibieron el título de “descabelladas” por parte de la opinión pública.
El proyecto de ley más absurdo se debate entre leyes como el día de la biblia, castigar a los infieles o heredar armas.  

ARMAS DE PADRE A HIJO

El ponente de este proyecto fue el senador Manuel R. Velázquez y la idea era la siguiente: que las ‘personas de bien’ –como lo señala el texto de la propuesta-  puedan velar por su seguridad.     
El proyecto se presentó en julio del año pasado.
¿Acaso las armas no son privativas del Estado? Y, ¿no es la ley la que debe garantizar la seguridad de los ciudadanos?
“Sí, claro, pero la ciudadanía tiene ciertos privilegios para usar cierta clase de armas. Si se encuentra en manos de un particular un fusil Galil, seguramente irá a la cárcel porque no existen licencias para portar esta clase de armas. Cosa diferente con un revolver o con una pistola. Sin embargo, desde el punto objetivo del Derecho, nada puede garantizar que el hijo vaya a hacer uso distintivo del arma, como lo pudo hacer el padre. Desde el punto de vista subjetivo, la cantidad de imputaciones y leyes nos llevan a pensar que esta clase de normas sólo le traerán más problemas a la Justicia”, asegura el abogado Guillermo Salazar Reyes, docente de la Universidad Nacional.
Con este proyecto, las armas se podrían heredar o ceder de una persona a otra con su respectiva licencia.
El heredero deberá cumplir con los requisitos que exige la ley en lo que concierne al patrimonio familiar, que es la figura legal por la cual se podría heredar el arma.
“Estas leyes hacen que las acciones desplegadas por las autoridades sean ineficaces ante el objetivo de reducir el porte de armas por la población civil”, señala el abogado Salazar.   
“Es cierto que el Estado ostenta el monopolio de la violencia pero el porte de armas está legalizado. Sin embargo, ese derecho no se le otorga a cualquiera, de allí la lucha contra la ilegalidad. Desconozco cuáles son los criterios para autorizarlo, pero si se permite heredarlo es como decir que se heredan esas condiciones. No es simplemente transferir un bien”, señala la politóloga Sánchez Gómez.
A pesar de las críticas, la bancada uribista encabezada por Jairo Clopatosky y Nancy Patricia Gutiérrez –presidenta del senado cuando se presentó la propuesta- sacó adelante el proyecto y fue aprobado en la Comisión Segunda y se encuentra en trámite en el Congreso.
Un millón de asesinatos, según el Cerac, han sucedido en Colombia con armas de fuego desde 1979.

8 MILLONES POR SER INFIEL

El senador boyacense de Convergencia Ciudadana, Édgar Espíndola, presentó el 4 de septiembre un proyecto de ley que pretendía multar a los infieles con 20 salarios mínimos –lo que equivale a 8 millones de pesos- y privarlos de sus derechos civiles por tres meses.
Para sortear las críticas que tildaban a esta propuesta como retrógrada, el senador Espíndola señaló que el matrimonio debe ser visto como un contrato y quienes  violen las normas estarán expuestos a ser sancionados como sucede en otros ámbitos legales.
Con esta línea argumental, el senador proponía sancionar no sólo al cónyuge infiel, sino también a su amante.
El senador explicó que la idea no es recolectar dinero sino impedir que los hogares se sigan desintegrando y poniendo a los jóvenes, adolescentes y niños en situación de riesgo.
Pero Gerrit Stollbrock, un licenciado en filosofía de la Universidad Javeriana de Bogotá consultado por BBC Mundo, dice que penalizar la infidelidad “es un absoluto retroceso”.
Roberto Gerlien, senador conservador apoyó la ponencia que, sin embargo, no pasó.

El día de la biblia

El 18 de julio de 2006, el concejal santandereano Pedro Pablo Amaya presentó un proyecto de acuerdo que decretaba un día específico como el “Día de la Biblia”.
Este interés en promover la lectura de la Biblia se extiende también al departamento y al país.
En San Vicente de Chucurí se decretó el día 23 de octubre como “Día de la Biblia”, por parte del Concejo del municipio. El acuerdo, sin embargo, fue modificado este año para no herir susceptibilidades en lo que se refiere a la libertad de cultos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad