Después de una medalla olímpica | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 09:41 pm

Después de una medalla olímpica | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-19 10:38:06

Después de una medalla olímpica

Un momento imborrable para Mabel Mosquera: el día que se bajó del avión que la traía desde Atenas y se encontró con el Gobernador de Santander, Hugo Aguilar, en el Aeropuerto Palonegro.  Ver video
Después de una medalla olímpica

¬ďEmpezamos a hablar y yo le pregunt√© que si iba de viaje por trabajo y √©l me respondi√≥ que no, que estaba all√≠ para recibirme¬Ē.
Eso fue el 20 de agosto de 2004. Cinco días antes había ganado la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Atenas por levantar 197.5 kilogramos. Fue la primera medalla para Colombia en esas justas deportivas.

Desde ahí se desprende el otro momento eterno de Mabel. Sucedió el 15, cuando escuchó en el Coliseo Nikaia, el himno nacional.
Mabel Mosquera est√° radicada hace 24 a√Īos en Bucaramanga, pero naci√≥ en Quibd√≥, Choc√≥. De all√≠ hered√≥ su cabello color bronce ¬Ėcomo su medalla- y esa costumbre de llevarlo en fin√≠simas trenzas que se deshacen justo llegando al final.

Para hablar con ella es necesario confinarla en la sala solitaria de InderSantander ¬ĖInstituto del Deporte- donde trabaja de siete de la ma√Īana a doce del medio d√≠a.

Y se requiere ser puntual en la hora de la cita porque Mabel se multiplica durante el d√≠a: entrenadora en la ma√Īana, estudiante ¬Ėde cultura f√≠sica en la Universidad Pontificia Bolivariana- en la tarde y esposa y mam√° en la noche.
Sus anhelos como deportista casi se terminan por culpa de una lesi√≥n que sufri√≥ el mismo a√Īo de su gran triunfo. Casi, porque como ella misma dice, es una ilusionista.

Sin embargo, algunas de ellos ¬Ėcomo el de tener su casa propia-, se desvanecieron entre las lesiones y el sacrificio escriturado para los deportistas en Colombia.

Una mala jugada del destino

¬ď¬ŅQui√©n fuera un deportista en Europa, Estados Unidos, en Cuba?¬Ē, recalca Mabel con sus dientes blanqu√≠simos y su sonrisa f√°cil, apetecida por sus compa√Īeros de lucha.
Un ejemplo de que el sentimiento de Mabel podr√≠a ser el de otros colombianos en su posici√≥n es Lauryn Williams, atleta estadounidense de 26 a√Īos, que gan√≥ una medalla de plata para su pa√≠s, tambi√©n en Atenas.

Ella continuó con su carrera apoyada por las autoridades deportivas, quienes le consiguieron contratos publicitarios con Johnson y Johnson y el Banco de América.
Lauryn naci√≥ en una familia humilde (tiene dos hermanos y cinco hermanas). Y a pesar a los problemas econ√≥micos, cuando cumpli√≥ los 18 a√Īos ingres√≥ a la Universidad de Miami, donde estudi√≥ becada mientras compet√≠a por su instituci√≥n con las piernas m√°s veloces del circuito.
Ese apoyo y su entereza deportiva la han llevado desde Atenas hasta Beijín.  Mabel también quería ir a China, pero una lesión la obligó a abandonar las competencias de pesas.
La vida le cambió pero no le quitó la esperanza.
¬ďCuando volv√≠ a Colombia hubo muchos ofrecimientos, muchas propuestas, apareci√≥ much√≠sima gente, incluso la que nunca hab√≠a visto¬Ē.
El 7 de diciembre de 2004 Mabel se fue para los juegos nacionales pero el hombro no le respondió.
Luego se fue para Bulgaria a participar en otras competencias, pero tuvo que someterse a infiltraciones que le robaban el √°nimo: 18 veces en 8 meses. Un verdadero record.
Volvió a Colombia directo a la sala de cirugía, su hombro seguía luxado.
¬ŅY el dinero? No lo hab√≠a y un medio de comunicaci√≥n organiz√≥ una campa√Īa para que la cl√≠nica El Tunal en Bogot√° la atendiera.
Finalmente, el Comité Olímpico cubrió los gastos de esa operación. También se le consignaba una mensualidad de un millón quinientos mil pesos. Eso, mientras estuviera en competencia.
Los dos a√Īos siguientes la historia de la lesi√≥n fue la misma. Mabel no pudo recuperase.
Segu√≠a entrenando, manten√≠a el sue√Īo de llegar a China, pero no pod√≠a entregarse al m√°ximo.
El a√Īo pasado, mientras levantaba 160 kilos haciendo sentadilla, algo sucedi√≥ con su pierna.
Ese ¬Ďalgo¬í era un desgaste de cart√≠lago que acab√≥ por comprometer la r√≥tula izquierda.
¬ďA ra√≠z de estas lesiones perd√≠ el apoyo del Comit√© Ol√≠mpico porque no estaba compitiendo. Todo corr√≠a por mi cuenta. Gustavo Castro, un m√©dico, me dijo que ten√≠a una lesi√≥n tipo 4, que estaba a punto de quedar en una silla de ruedas¬Ē.
Finalmente, Mabel tomó la decisión de abandonar su carrera en el levantamiento de pesas cuando se lesionó la escápula.
Así se cerró el telón de las preseas para Mabel.
Pero hay otra parte en la vida, el otro lado del deporte.

Sin casa, sin plata

El debut de Lauryn Williams fue en Atenas 2004.
De regreso en Detroit, el gobierno de Estados Unidos le asignó una pensión suficiente para que la deportista comprara una casa en Washington para ella y otra para sus padres en Detroit.
As√≠ ocurri√≥ con Mabel: ¬ďel Gobernador me dijo que no ten√≠a mucho para darme pero que me apoyaba para que mi sue√Īo se cumpliera. Todo el mundo sab√≠a que se trataba de mi casa. Al d√≠a siguiente de mi regreso se hicieron los papeles. El Alcalde tambi√©n me ofreci√≥ una casa digna. Pero a los tres meses nada que llegaba la casa¬Ē.
Los medios de comunicación fiscalizaron la promesa del Gobernador y el Alcalde.
¬ďEl Alcalde me dijo que no ten√≠a la forma de darme una casa. Entonces surgi√≥ la idea de donar un d√≠a de salario de los empleados p√ļblicos de esa entidad. Se recolectaron seis millones¬Ē.
El Comité Olímpico y Coldeportes le ofrecieron 42 millones de pesos y Mabel obtuvo un préstamo en una corporación para adquirir su casa.
Finalmente, las deudas se convirtieron en una bola de nieve que culmin√≥ con la venta de ese sue√Īo que todo el mundo conoc√≠a.
¬ďCuando sal√≠ del programa del Comit√© Ol√≠mpico la vida se me puso dif√≠cil. Un deportista vive del apoyo de las entidades gubernamentales. Me toc√≥ vender la casa, pagu√© lo que le deb√≠a al banco y compr√© una volqueta que envi√© a Barrancabermeja para trabajar en pozos petroleros.
Una volqueta es un sue√Īo diferente al que esperar√≠a un deportista de alta competencia.
Pero Mabel no se amilana. Sigue luchando.
¬ŅPor qu√© los deportistas colombianos tienen que sufrir tanto?
¬ďPorque no hay una mentalidad deportiva y mientras no la tengamos nunca crecer√° el deporte en Colombia. Aqu√≠ no les interesa si el deportista comi√≥ o durmi√≥, s√≥lo les interesa que rinda. El deportista se est√° utilizando como un objeto¬Ē.
Por el contrario, a la familia de Lauryn Williams le pagan una mensualidad para que permitan que la atleta permanezca en una concentración donde cuenta con médicos y nutricionistas que se encargan de mantenerla en forma.
El proyecto m√°s grande de Mabel es llegar hasta la dirigencia de Coldeportes. Un deportista conoce en la carne el sacrificio de sus compa√Īeros, dice.
Mabel come de todo, dulce eso sí, en poca cantidad. Cuando está sin su esposo y sus hijos, se ocupa de los oficios de su hogar.
Se r√≠e abiertamente. Sin restricciones. Hace lo que le gusta. Y sigue so√Īando.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad