Unos auxilios cristalinos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-16 05:00:00

Unos auxilios cristalinos

Las relaciones con el Estado nunca han sido fáciles, pues si usted no está debidamente apalancado, su actuación tendrá poca probabilidad de éxito o tendrá que soportar tantas dificultades que cualquier ganancia deja siempre sabor a perdedor.
Unos auxilios cristalinos

Lo anterior ha dado lugar a dos fenómenos comunes: la mordida y la intermediación

La primera est√° basada en el principio corruptor seg√ļn el cual, casi todo contrato que se firme con el Estado cuesta y por v√≠a doble: primero por los impuestos que en una contrataci√≥n pueden llegar a ser hasta del 30%, y segundo por el costo ilegal que tiene que cancelar el contratista para que lo escojan, que primero fue del 10%, luego pas√≥ al dulce 15%, posteriormente al 20% y ahora est√°n haci√©ndolo llegar al 30%.

Una dama distinguid√≠sima nos comentaba horrorizada sobre la corrupci√≥n contractual ¬ďpues ahora est√°n cobrando el 30%¬Ē y a√Īad√≠a, con un desparpajo aterrador, ¬ďcuando lo legal es el 20%¬Ē.

El otro fenómeno es la intermediación o función que cumple un tercero que se encarga de manejar las relaciones y los temas en donde hay corrupción, ahorrándole al contratista todo el desgaste que ello implica y garantizándole, además, el éxito de su mordida; pero él, desde luego, también cobra.

Conociendo estas situaciones, nos preocupa lo sucedido con los generosos auxilios de Agro Ingreso Seguro, pues como están de por medio dineros del Estado y otorgados gratis, sentimos que éste puede ser un campo propicio para que estas detestables prácticas pululen.

Desde luego, no creemos que en esta feria para ricos hubiera habido intermediarios, pues los dineros debieron ser entregados con una transparencia cristalina.

Además pensamos que en estos millonarios regalos nadie tuvo que pagar mordidas, pues como no era una licitación, las cosas fueron tan diamantinas como lo son siempre con el Estado, al decir de quienes participan en ellas.

...A veces nos agobia la sensaci√≥n de que el paso de los a√Īos nos ha convertido en uno de esos perfectos so√Īadores que se niegan a creer lo cre√≠ble, a aceptar lo aceptable y a reconocer lo conocible. Definitivamente, nos estamos volviendo viejos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad